Comienzan los rezos previos a la ceremonia de canonización en Roma

La ceremonia comenzó con el rezo de la Coronilla de la Misericordia, una serie de oraciones que se rezan acompañadas con el rosario.
Peregrinos se agolpan en Vía de la Conciliazione y en los aledaños de la Ciudad del Vaticano.
Peregrinos se agolpan en la Plaza San Pedro (Alberto Pizzoli/AFP)

Ciudad del Vaticano

Los rezos previos a los actos de canonización de Juan XXII y Juan Pablo II comenzaron hoy en el Vaticano a las 09:00 hora locales (07:00 GMT) con la presencia de cientos de miles de fieles que llenan completamente la Plaza de San Pedro.

Los fieles abarrotan el lugar desde las 07:30 de la mañana (05:30 GMT), sólo una hora después de la apertura de los accesos, mientras que el resto de peregrinos se agolpan en Vía de la Conciliazione y en los aledaños de la Ciudad del Vaticano.

Desde las 06:00 GMT resuenan los cánticos en toda la plaza de San Pedro para amenizar la espera.

La ceremonia comenzó con el rezo de la Coronilla de la Misericordia, una serie de oraciones que se rezan acompañadas con el rosario, a las 09.00 horas locales (07.00 GMT), ya que este domingo se celebra la Divina misericordia, fiesta de la Iglesia católica que proclamó el papa Juan Pablo II en honor de la santa polaca Faustina Kowalska.

Después se rezó la Letanía de los Santos y a las 10:00 horas (08:00 GMT), Francisco comenzará la misa.

La parte más importante y esperada de la ceremonia será el rito de la canonización, cuando el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, presentará a Francisco "las tres peticiones" de canonización para ambos papas, primero con "gran fuerza", después con "mayor fuerza" y, por último, con "grandísima fuerza".

A continuación, el papa pronunciará la fórmula: "En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II".

Finalmente Francisco pedirá que los papas sean inscritos en el libro de los Santos.