Comienza votación en elecciones generales en Bosnia

En estos comicios, los séptimos desde el fin de la guerra (1992-1995), se elige a los tres miembros de la Presidencia colegiada, formada por un musulmán, un serbio y un croata, y a los ...
Bakir Hadziomerovic, candidato socialdemócrata a la presidencia tripartita de Bosnia-Herzegovina, durante un acto electoral en Sarajevo
Bakir Hadziomerovic, candidato socialdemócrata a la presidencia tripartita de Bosnia-Herzegovina, durante un acto electoral en Sarajevo (AFP)

Sarajevo

Los colegios electorales en Bosnia abrieron hoy a las 7 de la mañana (5:00 hora GMT) para que unos 3.3 millones de ciudadanos con derecho a voto puedan elegir a los representantes públicos en las instituciones centrales del país y en sus dos entes autónomos. Los electores podrán depositar su papeleta hasta las 19:00 horas en uno de los 5,401 colegios electorales.

En estos comicios, los séptimos desde el fin de la guerra (1992-1995), se elige a los tres miembros de la Presidencia colegiada, formada por un musulmán, un serbio y un croata, y a los diputados del Parlamento nacional. También se votará a los diputados del Parlamento central y de las asambleas de los dos entes autónomos en que se divide el Estado: el común de musulmanes y croatas, y el serbio.

Además, los serbobosnios elegirán a su presidente y los musulmano-croatas renovarán los Parlamentos locales de los diez cantones que conforman su región. Para los 518 puestos totales concurren 7,748 candidatos de 65 partidos, 24 coaliciones y 24 aspirantes independientes. Se prevé una lucha muy incierta, y se considera que ningún partido o candidato puede estar seguro de su resultado.

Para los cargos en la terna presidencial Bosnia se presentan 17 candidatos, diez de ellos a copresidente musulmán. Entre los musulmanes se espera una batalla por el puesto presidencial entre el nacionalista Bakir Izetbegovic, actualmente en el cargo, y el socialdemócrata Bakir Hadziomerovic.

En el ente musulmano-croata, el nacionalista musulmán Partido de Acción Democrática (SDA) y el Partido Socialdemócrata (SDP), en coalición en el poder, tienen como principales rivales a la Unión para un Futuro Mejor (SBB) y el nuevo Frente Democrático (DF), una escisión del SDP.

En el ente serbio, los principales formaciones de la oposición se han unido por primera vez en "Alianza por los cambios", para destronar al líder indiscutible serbobosnio de casi una década, Milorad Dodik, de la Unión de los Socialdemócratas Independientes (SNSD).

Dodik, defensor de más autonomía para el ente serbio y aspirante a renovar su mandato, tendrá como contrincante al popular Ognjen Tadic, candidato de la oposición unida, y se prevé una pugna tensa. Los sondeos prevén que la opción nacionalista sea la más votada entre los croata-bosnios.

Bosnia-Herzegovina es un país estancado desde hace años en la vía hacia la Unión Europea, sin reformas políticas ni económicas que la muevan del punto muerto en que se encuentra.

El analista político Enver Kazaz explicó a la AFP que las nuevas autoridades deberán "hacer frente a un gran descontento social". "La crisis social es cada vez mayor, el número de desempleados aumenta. Todas las condiciones para una destrucción social están reunidas", dijo el analista.

Bosnia, uno de los países más pobres de Europa, cuenta con un 18% de habitantes que viven en la extrema pobreza. A finales de febrero el país se vio sacudido por una explosión social sin precedentes desde el final de la guerra civil en 1995 para denunciar esa lacra y la corrupción.

Las graves inundaciones producidas tres meses más tarde dejaron daños estimados en dos mil millones de euros, esto es, un 15% del PIB. Para 2014, el Banco Central de Bosnia espera un crecimiento económico de menos del 1%.

Asimismo, el desempleo afecta al 44% de la población activa del país, que cuenta con 3.8 millones de habitantes y donde el salario medio mensual es de 415 euros (525 dólares). "Las autoridades salientes sólo trabajaron para ellas. No han hecho nada por el pueblo. Los jubilados tienen hambre, los obreros tienen hambre", denuncia Hamza Rozajac, un jubilado de Sarajevo.

Además de los problemas económicos, Bosnia se quedó a la cola en los Balcanes respecto a su acercamiento a la Unión Europea, a causa de las continuas disputas políticas en base a criterios étnicos.

El acuerdo de paz de 1995 en Dayton (Estados Unidos), que puso fin a la guerra civil bosnia (1992-95), dividió el país en dos entidades -serbia y croato-musulmana-, vinculadas por un débil gobierno central.

A pesar de la presión internacional, Sarajevo no adoptó ninguna de las reformas solicitadas por la UE, como una reforma de la Constitución, que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos consideró en 2009 discriminatoria con las comunidades judías y gitanas. Como cada cuatro años, cuando se acerca la votación, los nacionalistas serbios multiplicaron las amenazas de secesión de su entidad.

"El objetivo de mi política es transformar nuestra entidad en un Estado", dijo el presidente saliente de la República Serbia, Milorad Dodik, quien aspira a un segundo mandato respaldado por su partido (SNSD), mientras que los líderes musulmanes levantan la voz para decir que su objetivo es reforzar ante todo "el Estado central".

Para el sociólogo Ivan Sijakovic, este tipo de declaraciones representan "una fórmula ya probada entre los electores y una manipulación", que podría conducir una vez más a la victoria de los nacionalistas.