Comienza desarme químico en Siria

El equipo de expertos de la ONU destruye en Damasco cabezas de misiles y bombas.

Damasco

Un equipo de expertos en desarme de las Naciones Unidas y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) llegó ayer a Damasco para comenzar las verificaciones de las armas químicas prohibidas al presidente Bashar al Asad y comenzar su destrucción, según la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

El equipo destruyó cabezas de misiles, bombas y equipos para mezclar químicos en el primer día de su campaña de desmantelamiento del arsenal químico de Siria.

Los expertos están “observando, verificando y reportando” si el gobierno de Asad dio la información debida sobre su arsenal químico.

También deben verificar la destrucción de un arsenal estimado en mil toneladas, de las que unas 300 serían gas mostaza o sarín, repartidas en decenas de emplazamientos.

Su misión responde a la resolución 2118 del Consejo de Seguridad, posible gracias a un acuerdo ruso-estadunidense que prevé el desarme químico del país para mediados de 2014.

Bajo este plan, las instalaciones de mezcla y producción de químicos deben ser destruidas antes del 1 de noviembre.

El titular de la ONU, Ban Ki-moon, entregará hoy un informe al Consejo de Seguridad con más detalles de la logística de la que es considerada una de las más peligrosas operaciones de desarme nunca llevadas a cabo, puesto que Siria aún está en guerra.

El acuerdo de destrucción del arsenal químico alejó la amenaza de una acción militar liderada por Estados Unidos tras el ataque químico del 21 de agosto, que las potencias de Occidente y la oposición atribuyen al gobierno de Asad, quien negó su responsabilidad.

Un responsable de la OPAQ en La Haya afirmó el 29 de septiembre que se utilizarían “métodos expeditivos” en un primer momento para asegurar que las instalaciones no pudieran ser utilizadas nunca más, paso previo al uso de métodos más limpios y durables para finalizar la destrucción de estos sitios químicos.

La conferencia de Ginebra 2, en la que se buscará una solución política para el conflicto sirio, podría celebrarse en noviembre, dijo ayer a medios franceses el enviado de la ONU para Siria, Lajdar Brahimi, instando al gobierno y la oposición a acudir “sin precondiciones”.