Comicios en Andalucía sirven como primer test nacional

El triunfo, sin mayoría, de los socialistas y el avance de Podemos y Ciudadanos confirman el cambio de los españoles.
Andalucía siempre ha votado por los socialistas.
Andalucía siempre ha votado por los socialistas. (Gogo Lobato/AFP)

Sevilla

Los socialistas españoles (PSOE) ganaron sin mayoría los comicios en la región de Andalucía (sur), que abrió el espectro político a dos jóvenes partidos, Podemos y Ciudadanos.

Con un Parlamento regional de 109 diputados, que sitúa la mayoría absoluta en 55, el Partido Socialista Obrero Español logró 47 escaños y el Partido Popular (PP, centroderecha) solo 33, con 97.65 por ciento de votos escrutados.

El caso de Andalucía es diferente, ya que es el principal centro de poder de los socialistas, aunque se trata de la región más poblada de España, con 8.3 millones de habitantes, siempre gobernada por la misma formación.

Pero los comicios de ayer sí apuntan la tendencia a la irrupción de Podemos y de Ciudadanos, dos formaciones que apuestan por la regeneración democrática y que han debilitado las expectativas de votos de los dos grandes partidos, PP y PSOE.

Ambos grandes partidos se han visto perjudicados en los sondeos por varios casos de corrupción y por la crisis económica de estos años en España, que son los dos asuntos que más preocupan a los ciudadanos españoles, según las encuestas.

Por detrás quedaron Podemos (izquierda), con 15 diputados; Ciudadanos (centristas liberales) con nueve, e Izquierda Unida, con cinco.

Con una mayoría simple los socialistas tendrán que buscar apoyos para gobernar, pero las alianzas no serán fáciles, porque los comicios de ayer, aunque regionales, adquieren un significado especial a escala nacional.

Las elecciones andaluzas han abierto un año con varias citas con las urnas, ya que en mayo habrá elecciones en 13 regiones y unos 8 mil ayuntamientos de toda España y a fines de 2015 se celebrarán las legislativas para renovar el Parlamento nacional y formar gobierno.

El PP domina el ejecutivo central y la mayoría de los poderes locales, con el PSOE en la oposición, pero todas las encuestas auguran un fuerte auge de Podemos y Ciudadanos, al punto de que los cuatro partidos estarían separados por pocos puntos porcentuales.

Ello abriría un escenario diferente en las poco más de tres décadas y media del actual periodo democrático, que siempre han visto la alternancia de socialistas y populares, porque serían necesarios pactos para garantizar la gobernabilidad.

Los pactos en el caso de Andalucía no serán fáciles, puesto que los diferentes partidos serán cautelosos a la hora de llegar a acuerdos en tanto el resto de rivales se lo echará en cara tanto en los comicios locales de mayo como en las legislativas, en principio previstas para el mes de noviembre.

Lo que está en juego en ambas citas son unas mayores cuotas de poder que lo que hay en Andalucía, por lo que las diferentes formaciones serán prudentes.

Las miradas estarán probablemente puestas en Podemos y en Ciudadanos, en especial porque en sus discursos se han dedicado a castigar la forma de hacer política de los dos grandes partidos tradicionales y ahora tendrían que justificar eventuales pactos con ellos.

Los comicios andaluces tienen, además, un interés especial en el caso de los dos principales candidatos: la socialista Susana Díaz (actual presidenta regional) y el popular Juan Manuel Moreno.

Susana Díaz es vista por muchos sectores como una amenaza para el líder nacional del PSOE, Pedro Sánchez, que está al frente del partido desde hace menos de un año.

En cuanto a Moreno, fue una apuesta personal del presidente del gobierno central, el conservador Mariano Rajoy, y ha tenido un notable descenso respecto a los comicios de hace cuatro años.