Combatientes kurdos penetran en un bastión del EI en Siria

Los milicianos del YPG se apoderaron de los barrios periféricos de Tal Hamis, enclave yihadista desde hace más de un año, después de conquistar 103 pueblos y aldeas.
Combatientes kurdos celebran en la ciudad siria de Qamishli sus últimas conquistas territoriales al Estado Islámico
Combatientes kurdos celebran en la ciudad siria de Qamishli sus últimas conquistas territoriales al Estado Islámico (AFP)

Beirut

Combatientes kurdos en Siria se apoderaron hoy de los barrios periféricos de la ciudad de Tal Hamis, un bastión del grupo Estado Islámico (EI) en la provincia de Hasaké (noreste), informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Según este grupo, los milicianos de las Unidades de protección del pueblo kurdo (YPG) entraron en la ciudad tras seis días de encarnizados combates. La localidad cayó en manos de los yihadistas del EI hace más de un año. Tal Hamis es "uno de los principales bastiones" del grupo yihadista en la región, según el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

El avance kurdo se produce tras varios días de combates durante los cuales los YPG se apoderaron de 103 pueblos y aldeas en la región. Desde el inicio de los combates, el pasado 21 de febrero, al menos 175 yihadistas murieron en los choques con las fuerzas kurdas y los bombardeos de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos.

Del lado kurdo han muerto 30 combatientes y rebeldes al régimen, entre ellos un australiano, el primer occidental que muere luchando con las fuerzas kurdas en Siria. La lucha por Tal Hamis forma parte de una ofensiva para arrebatar el control de Hasake a los yihadistas, que secuestraron a 220 asirios cristianos el pasado lunes.

Ataques aéreos

Asimismo al menos 18 personas murieron hoy en ataques aéreos y un atentado con coche bomba en dos localidades rebeldes en el noreste de Damasco, indicó el OSDH.

Once personas murieron cuando un coche bomba explotó cerca de una mezquita en Dmeir, 40 km al noreste de Damasco, mientras que otras siete personas, entre ellas una mujer y un niño, murieron en ocho ataques aéreos del ejército contra Merhej, a unos 10 km de la capital siria.

Estos actos de violencia se llevaron a cabo en la región de la Ghouta oriental, principal sector rebelde en la provincia de Damasco, afectada por los ataques desde hace más de un año muy duro del ejército de Bashar al Asad.

En ese sector, situado al este de capital, decenas de miles de civiles sufren la falta de alimentos y medicamentos. Más de 210 mil personas murieron desde el inicio del conflicto en Siria, en marzo de 2011.