Colombia anuncia inicio de proceso de paz con el ELN

El diálogo con el segundo grupo guerrillero del país, el Ejército de Liberación Nacional, de ideología guevarista, con 2,500 combatientes, será bajo condiciones similares, según el presidente ...
Una mujer se manifiesta por la paz en Colombia en Cali, en el departamento del valle del Cauca
Una mujer se manifiesta por la paz en Colombia en Cali, en el departamento del valle del Cauca (AFP)

Bogotá

El gobierno de Colombia anunció este martes la apertura de un proceso de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista), que se suma al que ya avanza con los rebeldes de las FARC para poner fin a un conflicto armado de medio siglo.

"El gobierno nacional y el ELN han iniciado una fase exploratoria de conversaciones el pasado enero de 2014, luego de una serie de contactos y reuniones que tuvieron lugar desde el año 2013. El objetivo es acordar la agenda y el diseño del proceso que haga viable el fin del conflicto, y la construcción de la paz", dijeron las partes en un comunicado publicado por la Presidencia.

En ese sentido, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, anunció que desde "hace varios meses, obviamente de manera extremadamente confidencial, se realizaron en Ecuador conversaciones" entre el gobierno colombiano y el ELN. "Este ha sido el inicio de las conversaciones de paz con la segunda guerrilla más importante de Colombia", enfatizó.

"Estamos dispuestos a dar las facilidades, a dar todo nuestro aporte para continuar con esos diálogos", añadió el mandatario a la prensa desde el puerto de Guayaquil (suroeste de Ecuador). El anuncio del gobierno colombiano ocurre cinco días antes de la segunda vuelta de las presidenciales en las que el actual mandatario Juan Manuel Santos busca la reelección frente al derechista Oscar Iván Zuluaga.

Santos opta a un segundo periodo de cuatro años con la promesa de sellar la paz con las Fuerzas Armadas Revolucionas de Colombia (FARC, comunistas), que negocia desde noviembre de 2012. Al confirmar los acercamientos con el ELN, Santos aseveró en una breve declaración televisada: "Este esfuerzo de paz responde a la visión de una paz integral que ha venido promoviendo mi gobierno".

El mandatario dijo que las condiciones que se pondrán al ELN para dar "inicio a una mesa formal de negociaciones" serán similares a las exigidas a las FARC: "Con dejación (abandono) de armas (...), en el exterior, sin cese al fuego bilateral y sin desmilitarizar ningún tipo de territorio".

El comunicado insistió en la "voluntad recíproca" de las partes de establecer una mesa de negociaciones que lleve a "la firma de un acuerdo final" y dijo que se darán a conocer periódicamente los alcances y resultados de esta fase exploratoria.

"La agenda de conversaciones incluirá los puntos de víctimas y participación de la sociedad. Los demás temas están por acordar", señaló el texto, en el que también se agradece a Chile, Cuba, Ecuador, Noruega y Venezuela por "el compromiso que han expresado en el acompañamiento y garantías de este proceso".

Sin precisar quiénes integrarán las delegaciones o cuándo y dónde serán formalmente instalados los diálogos de paz, las partes pidieron el apoyo del pueblo colombiano "para que se una al propósito común de lograr el fin del conflicto". El ELN, con unos 2,500 combatientes en sus filas según el Ejército, es la segunda guerrilla de Colombia, después de las FARC, que cuenta con unos ocho mil.

Santos se enfrentará el próximo domingo en las urnas a Zuluaga, apadrinado por el ex presidente y senador electo Álvaro Uribe. Zuluaga, al principio opuesto al diálogo con la guerrilla, se manifestó estos días dispuesto a negociar pero con condiciones. Al comentar el nuevo proceso anunciado con el ELN, consideró "sospechoso que a escasos días de la elección, el gobierno, en una actitud desesperada, utilice la paz para sus procesos electoreros".

Para esta segunda ronda electoral, las FARC han anunciado una tregua, a la que el ELN no se plegó, aunque se comprometió a no afectar los comicios. La guerrilla guevarista se había sumado a un cese del fuego unilateral de las FARC para la primera vuelta, el pasado 25 de mayo.

Tanto la delegación de las FARC en La Habana, como el representante de Naciones Unidas en Colombia y la ex senadora Piedad Córdoba, que medió en la liberación de secuestrados de las FARC, saludaron inmediatamente el anuncio. "Es una noticia muy importante para la paz en Colombia. Consideramos que es positivo y esperamos que se avance con espíritu de paz y no espíritu electoral", dijo a la AFP Andrés París, uno de los delegados de esa guerrilla.

Fabrizio Hochschild, jefe de la delegación de la ONU en Colombia, sostuvo que "es un asunto histórico porque no vino así nomás, fue el resultado de meses y quizás años de negociaciones". En tanto, Córdoba indicó: "Esta agenda que comienza en el punto de víctimas tiene un gran énfasis en la participación de la sociedad colombiana", dijo.

León Valencia, presidente de la fundación Paz y Reconciliación y ex integrante del ELN, afirmó que Colombia está "cerca de una paz integral en la que participen todos los actores". Valencia apuntó que posiblemente el ex presidente Ernesto Samper (1994-1998) y el comandante guerrillero Antonio García estarían a la cabeza de cada una de las delegaciones, en declaraciones a periodistas en Bogotá.

El conflicto armado que azota a Colombia desde hace medio siglo ha dejado al menos 220 mil muertos y más de cinco millones de desplazados por la violencia.