Colombia pide a ONU no inmiscuirse en destitución de Petro

El ministro colombiano, Aurelio Iragorri, pidió a la ONU no entrar en asuntos de orden disciplinario ya que, indicó, "los órganos internacionales están para otros menesteres".
Seguidores de Petro muestran su apoyo al alcalde en una gran manifestación hoy en Bogotá
Seguidores de Petro muestran su apoyo al alcalde en una gran manifestación hoy en Bogotá (AFP)

Bogotá

El ministro colombiano del Interior, Aurelio Iragorri, pidió hoy a la ONU que no se inmiscuya en asuntos de orden disciplinario, después de que ese organismo le pidiera a la Procuraduría una cita para consultarle sobre la destitución e inhabilitación del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. "Que pidan una audiencia no le veo ningún problema pero que se inmiscuya en las decisiones de orden disciplinario, sí le veo problema", afirmó Iragorri durante una intervención en el Congreso en relación a la polémica decisión adoptada por el procurador general, Alejandro Ordóñez.

El representante de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, Todd Howland, había informado poco antes a los periodistas que había pedido una cita al procurador porque es "importante hablar sobre jurisprudencia existente en razón de derechos humanos". Y "en este caso podemos hablar de los derechos del alcalde o sus derechos de participar en política, pero yo creo que lo más importante es que tenemos que hablar de los derechos de los ciudadanos de Bogotá que votaron por él", agregó Howland.

Pero el ministro Iragorri indicó que "los órganos internacionales están para otros menesteres". Ayer la Procuraduría General, que controla y fiscaliza a los funcionarios públicos, destituyó a Petro y lo inhabilitó para ejercer cargo público alguno durante quince años por su supuesta mala gestión en la crisis de las basuras desatada en la capital colombiana en diciembre de 2012. Petro, un ex guerrillero del M-19 que ejerció como senador tras la firma de la dejación de las armas de ese grupo en 1990, fue elegido alcalde en las elecciones de 2011 como candidato del Movimiento Progresistas para el periodo 2012-2015.

Mientras, miles de seguidores del alcalde de Bogotá se congregaron hoy por segundo día consecutivo en el centro de la ciudad para apoyarle tras su destitución por parte de la Procuraduría, una medida que el equipo del burgomaestre anunció que recurrirá. Ante la multitud y ya entrada la noche, Petro llamó a la ciudadanía a seguir en las calles y convocó para el viernes a "una gran movilización nacional" en Bogotá, para defender la "democracia y la paz".

"Queremos que se realice la más grande movilización de este movimiento, queremos que de los puntos de concentración salgan caravanas, columnas (...) pero no solo con consignas, también con alegría", pidió el alcalde, quien también destacó que "gobiernos del mundo" e incluso las Naciones Unidas se han mostrado "preocupados" por la sanción en su contra. Estudiantes y trabajadores públicos destacaban entre la multitud que escuchó en la céntrica plaza de Bolívar a Petro, un ex guerrillero de 53 años electo para gobernar Bogotá de 2012 a 2106.

Los manifestantes protestaron también contra el procurador Alejandro Ordóñez, quien anunció el lunes que Petro quedaba destituido e inhabilitado por 15 años por haber actuado con dolo al reformar el sistema de recolección de basura de la ciudad hace un año. En paralelo a la manifestación callejera, Petro y su equipo preparan un recurso de reposición contra el fallo de la Procuraduría, que será presentado posiblemente este miércoles ante el mismo ente de control, informó a la AFP el abogado Julio César Ortiz.

"El alcalde en ninguna de sus acciones violó la Constitución y la ley", aseguró Ortiz, quien acusó a Ordóñez de extralimitarse en sus funciones. Una vez Petro sea notificado oficialmente de la decisión del Procurador, tiene tres días hábiles para presentar un recurso de reposición y mientras éste no le sea negado sigue en su cargo. Decenas de recicladores se manifestaron en apoyo a Petro con los caballos y carretas que usaban tradicionalmente para la recolección de basura y que el alcalde ha ido sustituyendo, en el marco de su reforma, por vehículos motorizados para mejorar sus condiciones de trabajo.

"Petro no debe salir. Es el único que se ha preocupado por nosotros los pobres y nos ha ayudado a progresar", dijo a la AFP Misaelina Moreno, una recicladora de 49 años. Si el recurso ante el Procurador es rechazado, Petro deja de ser alcalde, siendo reemplazado por alguno de los componentes de una terna que su partido, el Movimiento Progresista, debe presentar al presidente colombiano Juan Manuel Santos. Según la ley, la Procuraduría no tiene un plazo para analizar el recurso, pero de confirmarse la decisión en segunda instancia debe convocarse a elecciones en los 55 días siguientes.

Sin embargo, Petro puede acudir al Consejo de Estado o presentar una tutela ante un juzgado, tal y como lo hizo la ex senadora Piedad Córdoba, que tras ser destituida por el propio Ordóñez presentó un recurso, que finalmente le fue denegado, ante la Corte Constitucional. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que adelantan un proceso de paz con el gobierno de Santos, señalaron en un comunicado que el procurador "dio a los alzados en armas una lección sobre lo que para la oligarquía significa la democracia en Colombia, y sobre las nulas garantías para ejercer un ejercicio político independiente".

Petro transfirió la gestión de los residuos de Bogotá, hasta entonces dados en concesión a privados, a la empresa pública de aguas. La decisión fue criticada porque a finales de 2012 se registraran problemas con los nuevos operadores y se generó acumulación de basura durante varios días en la ciudad. El lunes un centenar de personas pasó la noche en la Plaza Bolívar y este martes miles volvieron al lugar, donde grupos de estudiantes armaron carpas para quedarse en vigilia.

"Lo que conseguimos en las urnas lo vamos a defender en las calles", dijo a la AFP Víctor Hugo Silva, de 62 años. Este simpatizante, envuelto en la bandera del extinto grupo guerrillero M-19, al que perteneció el alcalde, dijo estar dispuesto a seguir protestando "el tiempo que sea necesario, para defender a Petro y a la democracia colombiana".