Coalición árabe declara fin de la campaña aérea en Yemen

La coalición liderada por Arabia Saudí, que bombardeaba a los rebeldes chiitas desde el 26 de marzo, anunció que ponía fin a la operación a petición del gobierno yemení y su presidente.
Un yemení camina junto a un vehículo destruido en un bombardeo de la coalición en Saná
Un yemení camina junto a un vehículo destruido en un bombardeo de la coalición en Saná (AFP)

Riad

La coalición árabe liderada por Arabia Saudí, que lanzó el 26 de marzo una campaña de bombardeos aéreos contra los rebeldes chiitas en Yemen, anunció el fin de esta operación y el inicio de una nueva fase centrada en la negociación política.

El portavoz de la coalición, el general Ahmed al Asiri, explicó que se ponía fin a la operación Tormenta decisiva "en respuesta a un pedido del gobierno yemení y de su presidente, Abd Rabo Mansur Hadi", y aclaró que se mantendrá el bloqueo marítimo.

La portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Marzie Afkham, consideró como un "paso adelante" el anuncio y dijo que la decisión de "establecer un alto el fuego y de poner fin a las muertes de personas inocentes y sin defensa, es un paso adelante".

Durante la ofensiva liderada por Riad, que se extendió casi un mes y que continuará hasta media noche, Teherán expresó su apoyo a los hutíes, aunque negó cualquier entrega de armas a estos rebeldes chiitas que se enfrentan al gobierno de Hadi, refugiado en Arabia Saudita.

El comunicado del ministerio de Defensa saudí afirmó que los bombardeos de la coalición habían logrado anular "las amenazas contra Arabia Saudí y los países vecinos", pero advirtió que de todas formas se mantendría el bloqueo marítimo y que no se descarta intervenir con el objetivo de impedir los movimientos de los rebeldes.

Estados Unidos anunció hoy que acercó su portaaviones Roosevelt a las costas de Yemen. En total se movilizaron doce barcos de guerra, incluyendo y los buques que escoltan al portavión.

El portavoz del Pentágono, coronel Steven Warren, dijo a los periodistas que los buques de guerra estadunidenses siguen de cerca un convoy de nueve barcos cargueros iraníes en el área, pero no aclaró si los interceptarían en caso de que se acerquen a un puerto yemení.

Washington no participó en los bombardeos de la coalición liderada por Riad, pero contribuyó con apoyo de inteligencia y logístico. Yemen fue sumido en un caos desde el año pasado, cuando los rebeldes tomaron la capital, Saná, obligando incluso a la salida de Hadi del país, quien se refugió en Riad ante el avance de los hutíes.

Más de 944 muertos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un último balance de 944 muertos y 3,487 heridos -entre civiles y combatientes- entre el 19 de marzo y el 17 de abril, y alertó sobre el hundimiento inminente del sistema estatal de salud y de cuidados.

Esta agencia de la ONU señaló que las cifras eran las facilitadas por los servicios sanitarios de Yemen, si bien el número real de víctimas mortales y heridos era probablemente mayor, debido a que mucha gente no tiene la posibilidad de acceder a los hospitales debido a los combates.

El pasado viernes, la OMS estableció un balance de 767 muertos y 2,906 heridos, desde la última ola de violencia iniciada el 19 de marzo. En estos balances, el organismo no distingue entre civiles y combatientes. Fuentes sanitarias yemeníes informaron hoy que otros 38 civiles habían muerto por un bombardeo de la coalición el lunes contra un depósito de misiles en Saná.