Coalición antiyihadista enviará a 1,500 asesores militares a Irak

Varios países del grupo están dispuestos a desplegar los soldados para ayudar a Bagdad en su lucha contra el Estado Islámico, sumándose a los asesores militares de EU ya desplegados en la zona.
Soldados de EU junto a un tanque Abrams esperan la llegada del jefe del Pentágono, Chuck Hagel, en Camp Buehring, en el noroeste de Kuwait
Soldados de EU junto a un tanque Abrams esperan la llegada del jefe del Pentágono, Chuck Hagel, en Camp Buehring, en el noroeste de Kuwait (AFP)

Kuwait, Washington

Varios países miembros de la coalición antiyihadista están dispuestos a desplegar a unos 1,500 soldados en Irak para ayudar a Bagdad a luchar contra el grupo Estado Islámico (EI), anunció hoy el general estadunidense James Terry.

Estos países, que se reunieron la semana pasada en la región, se han comprometido a enviar a cerca de 1,500 soldados para entrenar y ayudar a las fuerzas iraquíes en su lucha contra los yihadistas del grupo Estado Islámico. Dichos soldados se sumarán a los asesores militares estadunidenses ya desplegados en Irak, indicó este alto mando militar de la coalición desde Kuwait.

El general no precisó qué países de la coalición liderada por Estados Unidos facilitarán ese personal. Según él se están negociando todavía los detalles. "Estamos todavía trabajándolo. Quiero dejarles tiempo para que vuelvan a sus capitales y trabajen en los detalles", añadió el general, tras la reunión celebrada los días 2 y 3 de diciembre.

No obstante, adelantó que la mayoría de los soldados enviados se dedicarán a entrenar a las tropas iraquíes. Actualmente ya hay unos 1,500 militares estadunidenses en Irak, para proteger la embajada y asesorar al ejército iraquí y a las fuerzas kurdas.

El presidente estadunidense, Barack Obama, ha aprobado además el envío de otros 1,600 para entrenar y asesorar a las fuerzas iraquíes. El general añadió que las fuerzas iraquíes están mejorando, si bien les faltan meses para poder lanzar una ofensiva a gran escala contra el Estado Islámico.

"Mucho camino por recorrer"

En el terreno, la coalición llevó a cabo estos últimos tres días quince bombardeos en Siria, catorce de ellos en el sector de Kobane. Esta ciudad kurdosiria, próxima a la frontera con Turquía, se convirtió en símbolo de la resistencia al EI.

En Siria, 14 de los 15 bombardeos se produjeron en las proximidades de la ciudad kurda de Kobane, donde destruyeron cuatro posiciones de combate, tres edificios, dos zonas de descanso de los yihadistas, dos tanques, una motocicleta, un mortero y dañaron ocho unidades tácticas y dos posiciones de combate.

Cerca de Ar Raqqah, el ataque restante golpeó una guarnición dedicada a la recopilaciones de datos en internet para la "guerra en la red", informó la Fuerza Especial Combinada de EU para la Operación Determinación Inherente (OIR, en inglés) en un comunicado.

En Irak, la coalición informó del lanzamiento de 31 ataques aéreos en 72 horas contra posiciones de los yihadistas cerca de Kirkuk, Sinjar y Mosul. Con más de 1,200 bombardeos en Irak y en Siria desde el inicio de las operaciones militares, los yihadistas "empiezan a notar la presión", aseguró Terry.

El EI está "a la defensiva, tratando de mantener los territorios que ha ganado y todavía con capacidad de lanzar algunos ataques de alcance limitado", precisó. El apoyo de la coalición "permitió a las fuerzas de seguridad iraquíes recuperar terreno", declaró por su parte el secretario de Defensa estadunidense Chuck Hagel, durante una visita a una base de EU en Kuwait.

Para Terry, las fuerzas iraquíes "aún tienen mucho camino por recorrer", pero "mejoran cada día". El inicio el 9 de junio de la ofensiva yihadista en el norte de Irak estuvo marcada por la desbandada del ejército iraquí, si bien las fuerzas armadas se recompusieron poco a poco antes de empezar a registrar algunos importantes éxitos.

En Irak, seis ataques aéreos cerca de Kirkuk destruyeron dos excavadoras, un bulldozer, un búnker y un depósito de municiones y golpearon otra excavadora y un paso elevado situado en un almacén de armas municiones.

Estos ataques también acabaron con una unidad estratégica y golpearon otra en la misma zona, mientras que cerca de Al Biaj, cuatro ataques aéreos destruyeron cuatro vehículos blindados, un puesto de control y dos contenedores para almacenamiento.

Cerca de Sinjar, cuatro ataques aéreos destruyeron seis edificios ocupados por los yihadistas, siete contenedores de almacenamiento, dos posiciones de combate, una excavadora y dañaron un búnker.

En Mosul, cuatro de los bombardeos destruyeron una excavadora, un vehículo, un arma pesada y golpearon dos unidades tácticas. También en Irak, tres ataques aéreos cerca de Al Qaim destruyeron dos vehículos blindados y golpearon un puesto de vigilancia, mientras que en Tal Afar, tres ataques aéreos destruyeron siete vehículos blindados de los yihadistas y dos excavadoras.

En Ramadi, tres bombardeos destruyeron un edificio más, un cargador frontal y dañaron dos unidades combate, junto a otro edificio destruido en Bayji por otros dos ataques aéreos que también golpearon dos unidades tácticas. Cerca de Ragua, un ataque aéreo destruyó un tanque y, en las proximidades de Hit, se llevó a cabo un bombardeo pero sin consecuencias.

Desde el 8 de agosto, las fuerzas iraquíes están apoyadas por la aviación estadunidense, a la que se unieron posteriormente varios países occidentales. Por su parte, en los ataques realizados en Siria, que iniciaron el 23 de septiembre, participaron, junto a Estados Unidos, Bahrein, Jordania, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. En Irak fueron Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Holanda y Reino Unido.