Coalición liderada por Riad bombardea posiciones rebeldes en Yemen

Los aviones atacaron a posiciones rebeldes en el centro y e suroeste del país árabe, mientras los rebeldes afirmaron hoy que acudirán a la reunión de Ginebra "sin condiciones".
Una niña yemení recoge una viga de madera de su casa, destruída tras un bombardeo de la coalición liderada por Arabia Saudí, en Saná
Una niña yemení recoge una viga de madera de su casa, destruída tras un bombardeo de la coalición liderada por Arabia Saudí, en Saná (EFE)

Saná

Aviones de la coalición dirigida por Arabia Saudí bombardearon de nuevo el jueves posiciones rebeldes en el centro y el suroeste de Yemen, según testigos. En Taez (suroeste), posiciones de la milicia chiita de los hutíes y sus aliados fueron alcanzadas, según testigos de la tercera ciudad del país.

También hubo bombardeos contra depósitos de armas de la base militar de Hamza en la provincia de Ibb (centro), así como contra un campo hutí en la provincia de Dhamar (centro).

Estos ataques aéreos del jueves tuvieron lugar tras los bombardeos nocturnos contra rebeldes en Taez y posiciones de guardacostas en Hodeida (oeste), así como otros blancos de hutíes en Adén (sur) y en su bastión de Saada (norte), según testigos.

Desde el 26 de marzo, una coalición árabe liderada por Arabia Saudí bombardea a los rebeldes hutíes y sus aliados, militares fieles al expresidente Ali Abdalá Saleh, que han conquistado importantes regiones de Yemen, entre ellas la capital Saná en septiembre de 2014.

El presidente yemení Abd Rabbo Mansur Hadi huyó a Arabia Saudí y la ONU trata de organizar a mediados de junio en Ginebra una conferencia de paz entre el gobierno en el exilio y los hutíes.

Hutíes a Ginebra "sin condiciones"

De otra parte, el movimiento chiíta de los hutíes en el Yemen participará "sin condiciones previas" en la reunión de Ginebra organizada por la ONU y prevista para el próximo 14 de junio, aseguró hoy a Efe un diplomático rebelde yemení.

El encuentro, al que todavía no han confirmado su asistencia las autoridades yemeníes, sería el primero entre ambas partes para buscar una solución política al conflicto armado que se registra en el Yemen y en el que, desde finales de marzo, participa una coalición árabe que bombardea posiciones de los rebeldes hutíes.

El movimiento chiíta, también conocido como Ansar Alá, ya informó al enviado especial de la ONU para el Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, de su disposición a participar en las conversaciones de paz "sin condiciones previas", confirmó la fuente.

Estaba previsto que las reuniones comenzasen el pasado 28 de mayo, pero el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, que estableció su sede en Riad desde el recrudecimiento del conflicto, pidió a la ONU aplazarlas hasta que se aplique, primero, la resolución 2216 del Consejo de Seguridad.

Este dictamen de la ONU exige a los hutíes retirarse de las ciudades y entregar las armas. Los rebeldes hutíes controlan la capital, Saná, y vastas zonas del país, a causa de un conflicto armado que ha causado ya la muerte de al menos 1,037 civiles entre el 26 de marzo y el 20 de mayo, mientras que otras 2.453 personas resultaron heridas, según cifras de la ONU.