Clones de la oveja 'Dolly' envejecen normalmente

Tras la muerte prematura del ejemplar se pensó que carecían de las condiciones saludables de los animales con reproducción natural.
Imagen de 'Dolly' tomada en 1997 en el instituto donde fue clonada.
Imagen de 'Dolly' tomada en 1997 en el instituto donde fue clonada. (Colin Mcpherson/AFP)

Londres

Un estudio liderado por científicos de la Universidad de Nottingham, Inglaterra, reveló que las cuatro ovejas clonadas con el mismo material genético de la famosa Dolly envejecen de forma saludable.

El informe, que publicó Nature Communications y que evidenció que el proceso de clonación no altera ni perjudica el bienestar físico de estos animales,
concluyó que los cuatro mamíferos clonados cumplieron nueve años y siguen sanos y fuertes, destaca que tampoco hay signos de que padezcan enfermedades metabólicas.

Debbie, Denise, Dianna y Daisy, conocidas como Nottingham Dollies, forman parte de un grupo de 13 ovejas de entre siete y nueve años que fueron concebidas en un laboratorio y monitorizadas por un equipo de científicos de la Universidad de Nottingham.

Estos cuatro animales se crearon por medio de material genético procedente de la misma línea celular de glándulas mamarias que Dolly, lo que las convierte, en términos prácticos, en clones de la célebre oveja.

El 5 de julio se cumplieron 20 años del nacimiento de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta y uno de los hitos más celebrados en el campo de la investigación genética.

La famosa oveja murió el 14 de febrero de 2003 a los seis años de edad, después de haber contraído una infección pulmonar y padeciendo artrosis, un hecho que hizo pensar a la comunidad científica que los animales clonados envejecían más rápido o crecían carentes de condiciones saludables tan buenas como las de los animales engendrados con el proceso biológico natural.

Sin embargo, tras realizar evaluaciones del aparato locomotor y análisis del sistema metabólico de las ovejas estudiadas, los expertos afirmaron que algunas padecen artrosis leve o moderada, pero que ninguna de ellas precisó de tratamiento alguno.

El profesor Kevin Sinclair de la Universidad de Nottingham, autor de la que es la primera investigación a largo plazo sobre el estado de salud de animales clonados de gran tamaño, expresó su satisfacción por los resultados.

“Tras los exámenes de tolerancia a la glucosa, sensibilidad a la insulina y presión sanguínea, averiguamos que nuestros clones, teniendo en cuenta su edad, gozan de una buena salud”, declaró.

Sinclair apuntó que el sistema de clonación Transferencia Nuclear de Células Somáticas, (SCNT por su sigla en inglés), por el que se crearon Dolly y las cuatro ovejas en cuestión, todavía tiene una “eficiencia baja”.

“Se llevan a cabo mejoras en este método que podrán derivar en el uso del SCNT para generar células madre para fines terapéuticos en humanos y también para crear animales transgénicos fértiles y productivos”, explicó.