Clinton proclama victoria en Kentucky en primarias muy ajustadas

Con el 99 por ciento de votos escrutados, la ex primera dama obtendría el 46.7 por ciento de los votos mientras que su rival, Bernie Sanders, lograría el 46.3 por ciento en ese estado.
Hillary Clinton (c), a su llegada a un acto de campaña en la Transylvania University en Lexington, Kentucky
Hillary Clinton (c), a su llegada a un acto de campaña en la Transylvania University en Lexington, Kentucky (AP)

Washington

La ex primera dama Hillary Clinton proclamó hoy victoria en Kentucky (Estados Unidos) en unas primarias muy ajustadas, a la espera de que se conozcan los resultados definitivos de estas elecciones internas del Partido Demócrata. "¡Acabamos de ganar en Kentucky! Gracias a todos los que han ido a votar. Siempre somos más fuertes unidos", escribió Clinton en su cuenta de Twitter. 

Con el 99 por ciento de votos escrutados, Clinton obtendría el 46.7 por ciento de los votos en Kentucky, mientras que Sanders lograría el 46.3 por ciento en ese estado. Las encuestas preveían que las primarias de Kentucky iban a ser muy reñidas, tal como ha sucedido.

Si se confirma la victoria de Clinton en Kentucky aunque sea por la mínima, supondría una victoria moral para la ex secretaria de Estado, que ha sufrido varias derrotas ante Sanders y le está costando más de lo que esperaba hacerse con la nominación demócrata a las elecciones presidenciales de noviembre. 

La campaña de Sanders ya ha dicho que no planea pedir un recuento de votos en Kentucky. Hoy también se celebran elecciones primarias demócratas y republicanas en Oregón. Sanders es el favorito en las encuestas para ganar en las primarias demócratas en ese estado.

A la espera de que se conozcan los resultados de las primarias demócratas de Kentucky y Oregón, Clinton ha logrado 2,240 delegados y Sanders 1,473 delegados, incluidos los "superdelegados". Estos últimos son miembros del Partido Demócrata capaces de decidir por sí mismos a quién apoyan en la convención. No están obligados a votar por quien salió elegido en las primarias de su estado, y si lo desean pueden cambiar su voto en la convención.

A diferencia de las primarias republicanas, donde el ganador en algunos estados se lleva todos los delegados en juego, en las elecciones internas del partido democráta el reparto de delegados es proporcional a los votos.

Para ser el candidato demócrata a las elecciones de noviembre se necesita el apoyo de 2,382 delegados de los 4,763 que participarán en la Convención Nacional Demócrata en julio en Filadelfia (Pensilvania).

Por otro lado, el multimillonario Donald Trump, el único precandidato republicano tras la retirada de sus rivales, seguirá sumando la noche del martes delegados en ese estado a la espera de alcanzar el número mínimo necesario -1,237 delegados- para garantizarse la nominación en la Convención Nacional Republicana que se celebrará en julio en Cleveland (Ohio). Trump ha conseguido hasta ahora 1,134 delegados.

En las primarias de Oregón están en juego el martes 28 delegados republicanos y 74 demócratas. En Kentucky, Clinton y Sanders luchan por 61 delegados demócratas. El caucus (asamblea electiva) republicano de Kentucky tuvo lugar el 5 de marzo.