Clinton asegura que escándalo de correos electrónicos no afectará su campaña

La secretaria de Estado y hoy aspirante demócrata insistió que también sus antecesores usaron su correo electrónico privado para mensajes reservados, tras la publicación de una auditoría interna.
Hillary Clinton habla durante un acto político hoy en San Francisco, California
Hillary Clinton habla durante un acto político hoy en San Francisco, California (AFP)

Washington

La aspirante presidencial demócrata Hillary Clinton defendió hoy el uso de un correo electrónico privado, incluso para mensajes reservados, cuando era secretaria de Estado e insistió en que lo mismo hicieron sus antecesores.

Un día después de la publicación de una auditoría interna del Departamento de Estado que criticó su uso de la cuenta privada para correos electrónicos oficiales, Clinton aseguró que no permitirá que este asunto la persiga en su campaña por la presidencia de Estados Unidos.

"Esto no es un asunto que afectará ni a mi campaña ni a mi presidencia", declaró Clinton a la cadena de televisión CNN. "Puede que se publiquen informes, pero nada ha cambiado", dijo. "Es la misma historia. Al igual que secretarios de Estados anteriores, yo usé un email personal. Mucha gente lo hizo", comentó.

En otra entrevista con la misma cadena, volvió a admitir que había cometido un "error" y que reflexionando tendría que haberlo evitado. "Como lo he dicho muchas veces, fue un error y si pudiera volver el tiempo atrás lo habría hecho de manera diferente", aseguró.

"Comprendo por qué a la gente le preocupa esto, pero espero que los electores puedan ver el panorama completo de lo que he hecho", añadió. El escándalo de los correos electrónicos de Clinton la ha perseguido durante más de un año y ha sido usado por sus enemigos políticos para poner en duda su honestidad, incluyendo a su rival republicano en la carrera por la presidencia, Donald Trump.

Tras festejar haber conseguido los 1,237 delegados necesarios para lograr la candidatura presidencial del Partido Republicano, Trump atacó a la "falta de criterio" de Clinton y calificó a la auditoría del Departamento de Estado como "devastadora" para la aspirante demócrata. "Esto fue todo una falta de criterio", dijo Trump a periodistas en el estado de Dakota del Norte. "Probablemente ilegal", añadió.

El informe de la auditoría concluyó que Clinton "como mínimo debió haber entregado todos los correos" relacionados con el cargo al dejar el puesto de secretaria de Estado, y por no haberlo hecho "no cumplió con normas del Departamento de Estado".

No obstante, Clinton afirmó hoy: "He entregado todos mis correos electrónicos (...). He sido increíblemente abierta con eso. Seguiré siendo abierta". De cara a la elección presidencial, los sondeos muestran que la ventaja que Clinton tenía sobre Trump se esfumó y una de esas encuestas ya coloca al polémico empresario por delante en las preferencias.

Clinton, ganadora en Kentucky

De otra parte, Clinton se mantiene como ganadora no oficial de las ajustadas primarias que se celebraron la semana pasada en Kentucky después de completarse una revisión de los votos solicitada por su rival en la contienda demócrata, el senador Bernie Sanders.

La secretaria de Estado de Kentucky, Alison Grimes, anunció hoy que se había completado una revisión de las máquinas de votación y los votos por correo en las primarias celebradas el pasado 17 de mayo.

"La ganadora no oficial de las primarias demócratas en Kentucky sigue siendo Hillary Clinton. Los votos totales revisados que se enviaron hoy a mi oficina se convertirán en los oficiales, y la Junta Electoral de Kentucky los certificará el 31 de mayo", dijo Grimes en una conferencia de prensa en Frankfort (Kentucky).

Sanders pidió este martes un recuento de los votos emitidos en ese estado sureño, en el que, según la primera cuenta, Clinton se impuso al senador por sólo 1,924 votos en las primarias.

En el recuento definitivo anunciado hoy, Clinton seguía ganando con 1,911 votos, una diferencia debida a que cuatro condados corrigieron los resultados de los que habían informado la noche electoral, según Grimes.

La diferencia de votos es tan marginal que tanto Clinton como Sanders se llevarán el mismo número de delegados en Kentucky, 27, una cifra que no cambia a pesar del recuento. Sanders aceptó hoy los resultados de la revisión en un comunicado, y agradeció a los votantes del estado su apoyo.

"Aceptamos los resultados en Kentucky. Estamos muy complacidos de haber logrado la mitad de delegados en un estado con unas primarias cerradas en las que los independientes no pueden votar y en el que la ex secretaria de Estado Clinton venció a Barack Obama por 35 puntos en 2008", indicó el senador.

Sanders tiene prácticamente imposible hacerse con la candidatura demócrata, ya que la ex secretaria de Estado le aventaja por tres millones de votos y cientos de delegados, pero ha asegurado en varias ocasiones que seguirá en la carrera hasta la convención del partido en julio y que peleará por cada voto en los estados que faltan por acudir a las urnas.