Clinton elude las preguntas críticas sobre la Fundación Clinton

La aspirante demócrata a la presidencia de EU no quiso comentar los ataques sobre un posible enriquecimiento personal que aparecen en un libro, "Clinton Cash", que llegará en mayo a las librerías.
Hillary Clinton, con la prensa después de participar en una mesa redonda con empleados de Whitney Brothers en Keene, New Hampshire
Hillary Clinton, con la prensa después de participar en una mesa redonda con empleados de Whitney Brothers en Keene, New Hampshire (AFP)

Keene

La demócrata Hillary Clinton, en campaña para la Casa Blanca, eludió hoy los ataques por posibles conflictos de interés de que ha sido objeto a causa de sus actividades en la Fundación Clinton, especialmente los incluidos en un libro que saldrá en mayo.

"Vamos a ser objeto de toda clase de distracciones y ataques", dijo la demócrata a un puñado de periodistas durante un viaje a Keene, en New Hampshire, uno de los primeros en los que se realizarán primarias en 2016. "Pero estoy preparada", advirtió.

"Sé, desafortunadamente, que esto forma parte del trabajo", dijo. "Noto que los republicanos sólo parecen hablar de mí, no sé de qué hablarían si no fuera candidata". Su primer gran discurso está anunciado para el mes de mayo.

Los republicanos hicieron referencia hoy a la próxima aparición del libro "Clinton Cash" de Peter Schweizer, que estará a la venta el 5 de mayo, como un nuevo elemento contra las prácticas del matrimonio Clinton, acusado por la oposición de conflicto de interés a través de la Fundación Clinton, creada en 2001 por el expresidente Bill Clinton.

Las donaciones a la fundación de ciertos Estados y de ciertas empresas extranjeras con intereses en Washington mientras Hillary Clinton estuvo al frente de la diplomacia estadunidense (2009-2013), están siendo observadas con lupa por los detractores de la demócrata y la prensa.

The New York Times obtuvo anticipadamente el libro Clinton Cash e informó hoy que el autor acusa a la pareja Clinton de enriquecimiento personal, especialmente mediante los discursos de Bill Clinton pronunciados en el extranjero mientras su esposa era secretaria de Estado.