Clinton admite error: usó su cuenta personal de email por "razones prácticas"

La ex secretaria de Estado de EU entre 2009 y 2013 consideró "conveniente" usar su correo privado para asuntos oficiales por ser "más simple tener un solo mecanismo en lugar de dos".
Hillary Clinton responde a las preguntas de los periodistas en la sede de la ONU en Nueva York
Hillary Clinton responde a las preguntas de los periodistas en la sede de la ONU en Nueva York (AFP)

Nueva York

Clinton admitió el martes que cometió un error al no usar el correo electrónico oficial para toda su correspondencia cuando dirigía la diplomacia de Estados Unidos, aunque argumentó que lo hizo por "razones prácticas".

"Elegí usar una cuenta de email personal por razones prácticas (...), porque pensaba que sería más simple para mí tener un solo mecanismo en lugar de dos, para el trabajo y para mis emails personales", dijo Clinton durante una conferencia de prensa en la ONU de Nueva York.

Clinton afirmó que consideró "conveniente" usar su cuenta personal de correo electrónico para tratar asuntos oficiales cuando era secretaria de Estado de EU, entre 2009 y 2013, ya que ese Departamento se lo permitió y le pareció "más fácil".

Esta es la primera ocasión en la que Clinton, potencial candidata demócrata a la Presidencia de EU en 2016, habla con los periodistas sobre informaciones que dieron cuenta de que usó exclusivamente su cuenta privada de correo electrónico para sus comunicaciones oficiales cuando estuvo en el Gobierno. Clinton habló hoy en los pasillos de la sede de Naciones Unidas después de participar en una reunión sobre igualdad de género.

En su declaración, la también ex primera dama de EU dijo que a pesar de que cuando llegó al Departamento de Estado le pareció "más fácil" usar una sola cuenta de correo electrónico, en lugar de dos, la privada y la oficial, "mirando atrás" a lo mejor no fue lo más acertado, aunque en aquel momento "no fue un tema" que se hubiera planteado.

Clinton afirmó que la "gran mayoría" de sus correos electrónicos desde su cuenta privada cuando estuvo al frente del Departamento de Estado fueron dirigidos a empleados del Gobierno y de funcionarios, que quedaron grabados en el registro oficial del sistema público.

También declaró que cuando se le requirió presentar copias de esos correos electrónicos las entregó "enseguida", con cerca de 55 mil páginas, a pesar de que las oficinas oficiales "tenían ya la gran mayoría de ellos".

Aun así, optó por quedarse con correos electrónicos privados, como temas familiares o "rutinas de yoga", porque "nadie quiere que sus correos electrónicos personales se hagan públicos". "Espero que eso se respete", añadió.

La ley estadunidense obliga a que todas las comunicaciones de los funcionarios del Gobierno queden archivadas en las respectivas agencias y departamentos. Sobre esto, según el Departamento de Estado, Clinton le envió todas sus comunicaciones con su correo electrónico privado para cumplir la normas.

Condena carta de senadores

De otra parte, Clinton condenó que los senadores republicanos intenten interferir las negociaciones sobre el programa nuclear iraní. "Estos senadores trataron de ayudar a los iraníes o dañar al comandante en jefe en medio de una situación diplomática internacional de alto riesgo", se preguntó Clinton en referencia a una carta publicada el lunes por 47 senadores republicanos, entre ellos varios eventuales candidatos a las presidenciales de 2016.

"Cualquiera de las dos respuestas desacredita a los firmantes de la carta", agregó. El lunes el grupo de legisladores compuesto por la casi totalidad de los republicanos con asiento en el senado, publicó --en una iniciativa sin precedentes-- una carta abierta a los líderes iraníes en la que les advierten que cualquier acuerdo que alcancen con el presidente Barack Obama podría ser revocado por el Congreso a posteriori.

La Casa Blanca también condenó enérgicamente esa misiva, y el vicepresidente Joe Biden la calificó de "peligrosa". La publicación de la carta creó una nueva fricción entre la Casa Blanca y la oposición republicana que domina el congreso y que ha multiplicado sus esfuerzos para denunciar por inconvenientes las condiciones contempladas en la negociación de un acuerdo nuclear con Irán.

La semana pasada, por invitación de la bancada republicana la Cámara de Representantes, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu fue invitado al capitolio en Washington a presentar sus objeciones a las negociación en curso entre Irán y el llamado grupo 5+1 (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, China, Rusia más Alemania).