Clinton pide a EU enfrentar problema de "raza y justicia"

En medio de los incidentes de Baltimore, la precandidata presidencial demócrata pidió ofrecer "reformas reales que puedan ser sentidas en las calles, en los tribunales, en las cárceles y en ...
Hillary Clinton, durante su intervención hoy en el foro David N. Dinkins Leadership and Public Policy en la universidad de Columbia, en Nueva York
Hillary Clinton, durante su intervención hoy en el foro David N. Dinkins Leadership and Public Policy en la universidad de Columbia, en Nueva York (AFP)

Nueva York

La precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton llamó hoy a Estados Unidos a enfrentar las "duras verdades" sobre el problema de "raza y justicia", en medio de los incidentes entre la comunidad afroestadunidense y la policía en Baltimore (este) tras la muerte de un joven negro.

"Tenemos que hacernos cargos de algunas duras verdades sobre raza y justicia en Estados Unidos", dijo Clinton en un discurso en una conferencia en el XVIII Foro Anual de Liderazgo y Política Pública David N. Dinkings, en la Universidad de Columbia, Nueva York, donde propuso reformas al sistema judicial penal y penitenciario del país.

Según la política demócrata, ha llegado el momento de ser "honestos sobre raza y justicia en Estados Unidos" y se necesitan "estrategias inteligentes para luchar contra el crimen que ayuden a restaurar la confianza entre las fuerzas del orden y nuestras comunidades".

"Hay algo profundamente equivocado cuando hombres afroestadunidenses tienen todavía muchas más posibilidades de ser registrados y detenidos por la policía, inculpados de crímenes y condenados a sentencias más largas que sus compatriotas blancos", afirmó.

"Debemos encontrar nuestro equilibrio", agregó, señalando que "de Ferguson a Staten Island y Baltimore, las patrones se han vuelto inconfundibles e indiscutibles", en referencia a los incidentes de jóvenes negros desarmados abatidos por la policía ocurridos desde mediados desde el año pasado en distintas partes del país que se saldan con impunidad para los agentes implicados.

De 67 años, Hillary Clinton se declaró precandidata demócrata a la Casa Blanca el pasado 12 de abril, convirtiéndose en la ex primera dama y ex secretaria de Estado que intentará, por segunda vez, convertirse en la primera mujer presidente de Estados Unidos en las elecciones de 2016.

Su discurso tuvo lugar en un momento en que Estados Unidos vive un nuevo pico de tensiones raciales, ahora en la ciudad portuaria de Baltimore, luego de la muerte de Freddie Gray, un negro de 25 años que murió por severas lesiones en la columna vertebral ocho días después de haber sido detenido por la policía.

El lunes, tras el funeral de Gray, se registraron disturbios que dejaron más de 140 vehículos quemados, 20 policías heridos, 235 sospechosos arrestados y cientos de comercios saqueados, obligando a las autoridades a aplicar un toque de queda desde el martes.

En este marco, Hillary Clinton pidió ofrecer "reformas reales que puedan ser sentidas en las calles, en los tribunales, en las cárceles y en comunidades que han sido abandonadas durante mucho tiempo".

"Cámaras corporales"

Entre esas medidas, propuso impulsar en todo el país mejores prácticas policiales, por ejemplo con cámaras corporales para todos los agentes de Estados Unidos para filmar sus intervenciones con la población, algo que algunas ciudades ya han comenzado a hacer en programas pilotos,"para grabar las interacciones entre agentes en servicio y sospechosos".

"Eso mejoraría la transparencia y la responsabilidad, ayudaría a proteger a la buena gente a ambos lados de la lente. Por cada tragedia grabada, seguro que ha habido muchas otras que fueron invisibles", aseguró Clinton

"No todos los problemas pueden ser resueltos con una cámara, pero es un paso que podemos dar con sentido común", añadió sobre una medida que también ha sido apoyada, aunque con prudencia, por el presidente Barack Obama.

Además, se refirió a la necesidad de modificar el sistema penal y carcelario, recordando que de los más de dos millones de estadunidenses detenidos actualmente (el 25% de la población mundial encarcelada), "un porcentaje significativo" han cometido delitos menores.

Clinton puso el acento en el daño social que esto provoca. Uno de cada veinte niños crece con un padre en prisión, una realidad que golpea particularmente a la comunidad afroestadunidense, ya que 1.5 millones de detenidos son hombres negros.

Además de las llamadas "body cameras" (cámaras integradas en el equipamiento del agente) para todos los Departamentos de Policía del país, Clinton destacó la necesidad de la revisión del sistema carcelario. "Es el momento de cambiar nuestra perspectiva. Es el momento de acabar con la encarcelación masiva", aseveró.

"Es un dato duro que Estados Unidos tenga el 5 % de la población mundial y casi el 25 % de la población encarcelada mundial. Los números son mucho más altos ahora que hace 30 o 40 años, a pesar de que estamos en mínimos históricos de criminalidad", explicó.

"Tener a la gente detrás de las rejas no reduce el crimen, sino que hace más por separar las familias y las comunidades", añadió. Clintón desglosó cómo el coste de las cárceles asciende a 80 mil millones de dólares al año, lo que supone que un reo cuesta al estado una media de entre 30 mil y 60 mil dólares al año según los estados.

"Eso es el salario de un maestro o un agente de policía", comparó. Y, dado que la conferencia se daba en la Universidad de Columbia, quiso acercar el discurso a la audiencia diciendo que "un año en una cárcel de Nueva Jersey cuesta 44 mil dólares, más que la matrícula anual en Princeton".

Finalmente, y una vez recalcada la gravedad de la situación, Clinton mostró su optimismo para empezar a solucionarla en conjunción con el Partido Republicano. "Es raro ver a los demócratas y republicanos ponerse de acuerdo en algo hoy en día. Pero estamos empezando a estar de acuerdo en esto: necesitamos recuperar el equilibrio en nuestro sistema judicial criminal".