Cleber, primera firma de EU autorizada a instalarse en megapuerto cubano del Mariel

La empresa, radicada en Alabama y dedicada a la fabricación de pequeños tractores, fue autorizada por La Habana a instalarse en la zona franca del Mariel, 45 km al oeste de La Habana.
Las banderas de Cuba y Estados Unidos, en la Feria Internacional de La Habana
Las banderas de Cuba y Estados Unidos, en la Feria Internacional de La Habana (EFE)

La Habana

La empresa Cleber LLC, dedicada a ensamblar tractores, se convirtió en la primera de Estados Unidos en ser autorizada por Cuba a instalarse en la zona franca del megapuerto del Mariel, anunció este jueves la televisión cubana.

"Saul Berenthal y Horace Clemmons dirigen Cleber, la primera empresa de Estados Unidos con permiso de Cuba para asentarse en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (zona franca)", 45 km al oeste de La Habana, dijo el telediario local, precisando que se trata de una ensambladora de pequeños tractores.

No obstante, destacó que la compañía, con base en Alabama (EU, sur), aún espera "la aprobación de su proyecto por la Oficina de Activos Extranjeros (OFAC, siglas en inglés), una de las instituciones encargadas de aplicar el bloqueo económico (embargo)" que Washington decidió contra la isla en 1962.

"A finales de junio sometimos nuestra petición de licencia para OFAC", declaró a la televisión Berenthal, subrayando que esa iniciativa puede servir de "referente" a otras empresas de Estados Unidos que planean invertir en la isla, al calor del histórico deshielo que llevó a los dos países a restablecer sus nexos diplomáticos en julio, tras medio siglo de ruptura.

La firma de Berenthal y Clemmons, dos ex ingenieros de IMB ya jubilados, podría beneficiarse de las disposiciones especiales que autorizan el comercio de equipamiento agrícola con Cuba, aprobadas por el presidente estadunidense Barack Obama a finales de 2014.

La televisión mostró imágenes de Berenthal presentando en la Feria Internacional de La Habana los primeros prototipos del pequeño tractor, fabricado a partir de los diseños del modelo Allis-Chalmers G, producido en Estados Unidos entre 1948 y 1955. "Es un diseño que se usaba en Estados Unidos cuando todavía el modelo agrícola era del pequeño agricultor", explicó el ingeniero.

Según autoridades cubanas, otros siete proyectos ya fueron aprobados para su instalación en la zona franca: dos cubanos (farmacia y alimentos), dos mexicanos (alimentos y pintura), uno español (dispensadores de bebidas y alimentos), y dos belgas (reparación de vehículos y equipos eléctricos), mientras que otros 40 se encuentran en fase avanzada de negociación.

Una treintena de empresas de Estados Unidos participan en la feria, la primera que las autoridades de la isla organizan tras el deshielo con Estados Unidos y en la que presentaron el martes un portafolio de negocios actualizado, con 226 proyectos destinados a captar inversión extranjera por un monto que supera los ocho mil millones de dólares.

En la jornada inaugural de la feria, el lunes, la compañía Sprint firmó un acuerdo con el monopolio estatal cubano de telecomunicaciones Etecsa para ofrecer un servicio de itinerancia (roaming) directo, en el primer pacto de su tipo que suscribe la isla con un operador de telefonía móvil de Estados Unidos.