Ciudadanos apoyará a Sánchez para gobernar

El PSOE acepta modificar la Constitución para obtener el apoyo de la centroderecha.
Pedro Sánchez ante la prensa.
Pedro Sánchez ante la prensa. (Juan Medina/Reuters)

Madrid

El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, anunció que prácticamente tiene cerrado su primer acuerdo para intentar formar gobierno tras aceptar las exigencias de Ciudadanos (centroderecha), aunque esto no es suficiente ya que necesita el apoyo de fuerzas minoritarias nacionalistas e independentistas, así como la abstención de Podemos (izquierda radical) o del Partido Popular (derecha, gobernante y con 119 diputados), que han asegurado que no lo apoyarán.

"Cuando hay voluntad de cambio, hay voluntad de acuerdos", expresó Sánchez en una breve comparecencia ante la prensa y en donde confirmó que los socialistas dirán sí a los cinco asuntos que el partido que encabeza Albert Rivera quiere modificar de la Carta Magna, incluido el de comenzar a suprimir las diputaciones provinciales para crear "consejos provinciales de alcaldes".

También aceptó la eliminación de los aforamientos para diputados y senadores, la limitación de la presidencia del gobierno a dos legislaturas, la revisión del Consejo General del Poder Judicial y la reforma de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para facilitar su tramitación.

En tanto, el portavoz de Podemos (65 escaños) en el Congreso, Íñigo Errejón, recordó a Sánchez que el único gobierno socialista posible es entre el PSOE y su propio partido y no con Ciudadanos (40 asientos).

"Si eso no se consigue, ya puede el PSOE pactar con Ciudadanos o con el Capitán Trueno, que votaremos que no", amagó Errejón.

En ese marco, el presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, propuso ayer que la sesión de investidura de Pedro Sánchez, como presidente del gobierno, se adelante un día, es decir, el próximo martes 1 de marzo por la tarde, con la única intervención del candidato.

Sánchez requiere obtener la mayoría absoluta (176 escaños, el PSOE suma apenas 89) de la Cámara para ser investido presidente.

Si, como es previsible, esto no sucede, Sánchez tendría que someterse a una segunda votación 48 horas después, donde debe obtener mayoría simple.