Ciudadanos pide ahora entrar en Gobierno del socialista Pedro Sánchez

El partido liberal, que cerró hace casi un mes un pacto con el PSOE para lograr la investidura del líder socialista aunque sin entrar en su futuro gabinete, afirma que "un gobierno monocolor sería ...
Albert Rivera (d), líder de Ciudadanos, en una reunión la pasado semana con Pedro Sánchez, líder de los socialistas españoles, en Madrid
Albert Rivera (d), líder de Ciudadanos, en una reunión la pasado semana con Pedro Sánchez, líder de los socialistas españoles, en Madrid (AFP)

Madrid

El partido liberal Ciudadanos reclamó hoy entrar en un Gobierno de coalición presidido por el líder del Partido Socialista (PSOE), Pedro Sánchez, si este logra ser investido en España. Las dos formaciones cerraron hace casi un mes un acuerdo para la proclamación de Sánchez y aunque Ciudadanos no había descartado expresamente estar en un Ejecutivo con él, tampoco había dicho que quisiera.

"Un Gobierno monocolor del PSOE sería demasiado débil", argumentó hoy la nueva posición de Ciudadanos su portavoz parlamentario, Juan Carlos Girauta. De momento no hay petición de carteras concretas en el hipotético Ejecutivo. "No ha pasado por nuestra cabeza esa parte", dijo.

La formación liberal liderada por Albert Rivera anunció su disposición a formar una coalición de Gobierno con el PSOE dos días antes de una cita trascendental en la búsqueda de un Ejecutivo.

El jueves por la tarde se reunirán a tres bandas PSOE, Podemos y Ciudadanos, el primer encuentro conjunto desde los comicios de diciembre de la segunda, tercera y cuarta fuerzas parlamentarias.

Fin al bloqueo político

El objetivo es poner fin al bloqueo político que tiene sin Gobierno al país desde esas elecciones. Si la meta parecía ya antes difícil, hoy se complicaron más las cosas con las sospechas de financiación ilegal de Podemos con dinero de la Venezuela bolivariana, una financiación que la formación izquierdista negó que haya existido.

"Es mentira", dijo Pablo Iglesias. "Conminamos a cualquiera que tenga dudas o sospechas a que acuda a los tribunales", manifestó por su parte su número dos, Íñigo Errejón.

Según publicaron los diarios ABC y El Confidencial, una fundación por la que pasaron dirigentes del partido, incluido Iglesias, y que estuvo en el origen del nacimiento de la formación recibió al menos siete millones de dólares del Gobierno de Hugo Chávez para extender el movimiento bolivariano en España.

"Son cosas gravísimas", consideró el portavoz parlamentario de Ciudadanos. "En el plano político, les exigimos que asuman responsabilidades". El Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, el más votado en los comicios de diciembre pero con el que nadie quiere negociar, instó a Ciudadanos y al PSOE a no sentarse a hablar con Podemos si no da explicaciones sobre este tema.

Podemos y Ciudadanos se han vetado hasta para sentarse a la misma mesa a dialogar. Lo harán ahora, pero desde posiciones alejadas al acuerdo con ambos al que aspira Pedro Sánchez como fórmula para evitar que se tengan que repetir los comicios. El socialista abrió la puerta hace unos días a tener ministros de los dos partidos.

Ciudadanos quiere que Podemos apoye su pacto con el PSOE, contra el que el partido izquierdista votó en contra a principios de marzo cuando el líder socialista intentó por primera vez ser investido.

Podemos, por su parte, defiende la formación de una coalición de Gobierno de izquierdas con el PSOE e Izquierda Unida (IU) y pretende que Ciudadanos la apoye, aunque si no logra el objetivo, su líder, Pablo Iglesias, dejará en manos de los militantes decidir en una consulta si permite la investidura del socialista.

La fragmentación parlamentaria que arrojaron las urnas en diciembre y los vetos cruzados entre los partidos que tienen en sus manos la gobernabilidad impidieron la formación de un Ejecutivo en estos tres meses.

Crece preocupación de los españoles

Este panorama político, con la falta de Gobierno, intranquiliza cada vez más a los españoles, tal y como confirmó hoy el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS, estatal). Ocho de cada diez, además, consideran "mala" o "muy mala" la situación política actual, aunque el desempleo sigue consolidado como principal problema, con un porcentaje del 77.1.

En segundo lugar de esta encuesta figuran la corrupción y el fraude (que baja del 47.5% al 44%), seguidos de los problemas económicos (que sube ligeramente al 25.6%), mientras que en el cuarto puesto repiten "los políticos, los partidos y la política", con un incremento superior al resto de temas (un 24.4 por ciento, 2.2 más que en febrero).

La "falta de Gobierno", que en febrero entró en la estadística como una nueva preocupación con un porcentaje del 1.1 por ciento, ahora sube dos puntos hasta el 3.1 por ciento, y todo ello en un panorama en el que el 79.9 por ciento de los españoles opina ya que la situación política es "mala" o "muy mala", cuando en el anterior barómetro pensaba así el 76.7 por ciento.

Esta encuesta oficial se confeccionó a partir de 2,467 entrevistas personales entre el 1 y el 11 de marzo. Durante la primera semana de marzo se desarrolló el primer intento de investidura como nuevo presidente del Gobierno del candidato socialista Pedro Sánchez, que resultó fallida y que abrió un periodo de incertidumbre de dos meses.

Hasta el 2 de mayo, las fuerzas políticas españolas pueden explorar vías de acuerdo para elegir a un candidato, pero si no llegan a un acuerdo, se convocarán nuevos comicios legislativos automáticamente.