Ciudad ucraniana de Slaviansk solicita a Rusia enviar tropas

En la localidad de Bilbasivka, unos 18 km al oeste de Slaviansk, se produjo durante la madrugada de ayer un tiroteo en un puesto de control montado por los pro rusos.
El presidente de Rusia.
El presidente de Rusia. (Dimitry Astakhov/Reuters)

Slaviansk

El autoproclamado alcalde Viacheslav Ponomariov, de la ciudad ucraniana de Slaviansk (este), controlada por los separatistas, pidió ayer al presidente de Rusia, Vladimir Putin, el envío de tropas para proteger a la población local tras un tiroteo que dejó cinco muertos el día de Pascua.

"Pedimos a Rusia que estudie lo más pronto la posibilidad de enviar fuerzas de mantenimiento de la paz para defender a la población contra los fascistas", dijo Ponomariov, quien decretó además un toque de queda en la ciudad, controlada por los pro rusos desde hace más de una semana.

En la localidad de Bilbasivka, unos 18 km al oeste de Slaviansk, se produjo durante la madrugada de ayer un tiroteo en un puesto de control montado por los pro rusos.

Según Ponomariov, de los cinco muertos que dejó el choque, tres eran militantes pro rusos y otros dos fueron de los asaltantes.

"Cuatro coches se aproximaron a nuestro puesto de control hacia la una de la madrugada. Cuando quisimos controlarlos, abrieron fuego contra nosotros con armas automáticas", señaló un pro ruso encapuchado.

Moscú reaccionó ante este incidente, que atribuyó al grupo nacionalista paramilitar ucraniano Pravy Sektor y que se produjo tres días después de la firma de un acuerdo en Ginebra entre Rusia, Ucrania, Estados Unidos y la Unión Europea (UE)para frenar la crisis ucraniana.

El Kremlin señaló en un comunicado que "Rusia está indignada por esta provocación que muestra la falta de buena voluntad de las autoridades de Kiev para desarmar a los nacionalistas".

No obstante, el gobierno de Ucrania rechazó las acusaciones y declaró que no efectuó ninguna operación durante la madrugada, mientras que Pravy Sektor denunció "la propaganda rusa, que es peor que la de la Alemania nazi".

En tanto, en una entrevista para la cadena NBC, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, acusó a Moscú de "socavar la estabilidad internacional".

Mientras, Dimitri Peskov, vocero del presidente ruso, calificó ayer de "absurda" una nueva amenaza, que reveló el diario británico The Times, acerca de sanciones de EU contra Putin por los "40 mil millones de dólares" de la fortuna que el presidente tendría en Suiza por participar en Gazprom y otros grupos de hidrocarburos.

"Es una farsa", dijo Peskov a la radio Echo de Moscú. "Solo podemos reírnos de unas sanciones tan absurdas", añadió.