Cierra la primera televisión pública en España

Canal 9 es la segunda televisión pública que se cierra en Europa debido a la crisis, la primera fue una griega.
RTVV fue el símbolo audiovisual de la comunidad Valenciana desde 1989, cuando en septiembre comenzó sus emisiones Canal 9.
RTVV fue el símbolo audiovisual de la comunidad Valenciana desde 1989, cuando en septiembre comenzó sus emisiones Canal 9.

Ciudad de México

La crisis y una deuda millonaria obligaron al cierre hoy de Canal 9 de Valencia, la primera televisión pública que se cierra en España. Hasta el último momento sus trabajadores lucharon para impedirlo, hasta que esta mañana la policía ingresó a las instalaciones para desalojar el cuarto de servidores donde se dio el apagón final.

 

La última imagen que ofreció la cadena autonómica fue la de un periodista, entre policías, que preguntaba a sus compañeros que le contaran lo que estaba sucediendo. A partir de ese momento, la pantalla se puso en negro. Los trabajadores, mientras tanto, gritaban: “Es un golpe de estado”.

El Grupo Radiotelevisión Valenciana (RTVV), cuyo cierre anunció la Generalitat (gobierno local) tras el fallo que anuló el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y ordenó la readmisión del millar de trabajadores despedidos en él, fue el símbolo audiovisual de la comunidad Valenciana desde 1989, cuando en septiembre comenzó sus emisiones Canal Nou (Canal 9).

 

A partir de ese momento, la televisora fue utilizada al modo que mejor le convino al gobierno local, constantemente salpicado en diferentes etapas de escándalos de corrupción. Se pagaron, según los trabajadores, sueldos millonarios a directivos impuestos por los gobiernos en turno.

 

En España, las comunidades autónomas cuentan con su cadena de televisión propia, pagada por el gobierno local, además de los servicios de la también oficialista Televisión Española (TVE), que emite en todo el país.

 

Con una deuda que roza los mil 400 millones de euros, el 22 de agosto de 2012 el Consejo de Administración aprobó un ERE que suponía el despido de mil 198 empleados, tres cuartas partes de una plantilla de mil 800. Los despidos en la televisión y la radio autonómicas comenzaron a efectuarse en febrero de 2013.

 

Pero fue el pasado día 5, cuando el gobierno valenciano anuncia en un comunicado su decisión de cerrar RTVV, siete horas después de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad declaró nulo el ERE que afectaba a un millar de empleados, al estimar que los gastos de la readmisión la hacían “inviable”. En el informativo nocturno, los trabajadores de Canal 9 leyeron en directo un comunicado de rechazo a la decisión.

 

Al día siguiente, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, compareció ante los medios de comunicación y afirmó que el cierre era “innegociable” y que no va iba a cerrar colegios u hospitales por mantener la televisión.

 

Los trabajadores aseguraron que la empresa era viable, pidieron negociar y se hicieron cargo de una programación especial en la que reivindicaron su continuidad y recabaron apoyos.

 

Canal 9 es la segunda televisión pública que se cierra en Europa debido a la crisis, la primera fue la griega. Aunque Telemadrid se encuentra en una posición similar a la de la ya extinta televisión valenciana.