Manifestantes piden renuncia del alcalde de Toronto

Cientos de personas reclamaron la dimisión a Rob Ford tras admitir que fumó crack, mientras el jefe de policía, Bill Blair, se ha convertido en el primer opositor al polémico edil.
Rob Ford, en un juego de los Toronto Blue Jays MLB contra Los Angeles Dodgers en el Rogers Centre de Toronto, el 24 de julio
Rob Ford, en un juego de los Toronto Blue Jays MLB contra Los Angeles Dodgers en el Rogers Centre de Toronto, el 24 de julio (AFP)

Ottawa

Cientos de personas protestaron hoy en las puertas de la alcaldía de Toronto, pidiendo la renuncia del alcalde Rob Ford al retorno a sus tareas luego de admitir que una vez fumó crack. "Debe hacerse algo. Para mí, es como ver una obra de Shakespeare y todos sabemos cómo termina", dijo Les Williams, empleado de la industria cinematográfica, de 59 años.

Luego de meses de negarlo en medio de rumores sobre la existencia de un video que lo mostraba, Ford admitió el martes que había usado el altamente adictivo estimulante derivado de la cocaína. En una conferencia de prensa posterior, Ford prometió permanecer en el cargo y anunció que buscaría la reelección el año próximo, pidiendo a los votantes que decidan si quieren que mantenga el mayor cargo en la ciudad más grande de Canadá. Muchos manifestantes escribían mensajes con tiza en una pared, pidiendo a Ford que renunciara.

Mientras, al confirmar la existencia del video comprometedor para Ford, el jefe de policía de la capital económica canadiense, Bill Blair, se convirtió en el primer opositor al polémico edil. El jefe de policía de Toronto se encuentra en el punto de mira del entorno de Ford tras anunciar la semana pasada que sus servicios se habían hecho con un video en el que Ford aparecía junto a supuestos traficantes de drogas, fumando crack.

Luego de que Ford reconociera el martes que había consumido esta potente droga ilícita en el curso del ejercicio de sus funciones, su hermano Doug declaró que el jefe de la policía debía "dejar su puesto". Blair "es el jefe de policía más politizado que hemos tenido" puesto que "tomó parte contra el alcalde", prosiguió Doug Ford en una conferencia de prensa televisada. Indicó, además, que contactaría a una agencia independiente de supervisión de actividades de la policía de Toronto con el fin de determinar si Blair había tenido una actitud parcial contra el edil.

Consejero municipal y muy próximo colaborador de su hermano, Doug Ford acusa al jefe de policía de haber realizado "comentarios personales inaceptables" contra el alcalde de la cuarta ciudad más grande de América del Norte, cuando se declaró "decepcionado" por su conducta. Ha sido "juez, jurado y verdugo", añadió Doug Ford, solicitando al agente hacer público el video, algo que Blair rechaza al afirmar que corresponde a la justicia tomar esa decisión.

A la cabeza del mayor cuerpo municipal de policía de Canadá desde 2005, Blair se hizo un nombre en la unidad de lucha contra la droga y el crimen organizado. El video en cuestión fue por su parte encontrado en el marco de una gran investigación sobre el tráfico de drogas y de armas en la que un amigo cercano del alcalde fue arrestado y sometido a observación. Esta investigación condujo igualmente a la policía a la pista sobre el alcalde.

Impasible, con la gorra muy derecha y el rostro muy serio, el jefe de la policía contestó el martes que continuará haciendo su "trabajo para mantener la seguridad de la ciudad", insistiendo en que "continuaremos nuestro trabajo y lo haremos sin temor ni favoritismos". Al ser interrogado sobre los reproches formulados por Doug Ford, respondió con sarcasmo: "hice mucho esfuerzo, sinceramente, para no mostrar mi opinión". El lunes por la tarde, Blair ya había marcado su distancia con el alcalde al rechazar invitarle a una ceremonia de gala anual organizada por la policía.

No es la primera ocasión en que Blair ocupa la primera página de los diarios: en junio de 2010 tuvieron lugar importantes manifestaciones para reclamar su dimisión. Sus detractores le reprochan la mano dura policial durante la cumbre del G20, cuando alrededor de unos mil manifestantes fueron arrestados. Blair mantuvo su rumbo y las críticas se fueron acallando poco a poco.Y desde que ha sido el objetivo de ataque del clan Ford varios concejales municipales le han defendido.

Las críticas realizadas por el hermano del alcalde son "reprensibles", estimó el concejal John Fillion, añadiendo irónicamente que las declaraciones del "jefe de policía no salen de una pipa", en referencia a la pipa de crack con la que se ve a Rob Ford en el video capturado por la policía.