Se 'apaga' China en la Hora del Planeta

En el país asiático hasta 147 ciudades apagaron entre las 20:30 y las 21:30 horas locales las luces de algunos de sus edificios más emblemáticos.
La gente camina más allá de los rascacielos de Shanghai World Financial Center, Shanghai Tower y Torre Jin Mao en el distrito financiero de Pudong.
La gente camina más allá de los rascacielos de Shanghai World Financial Center, Shanghai Tower y Torre Jin Mao en el distrito financiero de Pudong. (Reuters)

Pekín

Varios monumentos y edificios emblemáticos de China se apagaron hoy durante una hora para unirse a la causa de la Hora del Planeta, una iniciativa del grupo ecologista WWF en todo el mundo para luchar contra el cambio climático.

En China, un país que participa en la causa por sexto año consecutivo, hasta 147 ciudades llevaron a cabo algún acto o apagaron entre las 20:30 y las 21:30 horas locales las luces de algunos de sus edificios más emblemáticos.

La capital china, por ejemplo, dejó a oscuras sus instalaciones más carismáticas del parque olímpico, el Estadio "Nido de Pájaro" y el centro de natación "Cubo de Agua".

Además, las luces que iluminan el tramo de la gran muralla más visitado y más cercano a la capital también se apagaron para sumarse a la causa de WWF.

De forma simultánea, la metrópolis de Shanghái hizo lo propio con uno de sus rascacielos más famosos, la Perla de Oriente, y Hong Kong apagó casi por completo todo su "skyline" de Victoria Harbour.

Además, una veintena de personajes famosos en China se han convertido en embajadores de WWF en el país, como es el caso de la cantante de música pop Li Yuchun, que en los últimos días ha promocionado el evento a través de las redes sociales.

En este sentido, según datos de WWF, un 97 % de los usuarios de Internet del gigante asiático que viven en las grandes ciudades aseguraron conocer la iniciativa y ocho de cada diez afirmaron que "participaron" en la causa en ediciones anteriores.

Además del apagón de los monumentos, varios hoteles de Pekín han decidido dejar a oscuras algunos de sus espacios comunes y han animado a sus clientes a que hagan lo mismo en las habitaciones.

El gigante asiático, y especialmente sus grandes ciudades, viven en sus propias carnes los efectos de las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera por la contaminación del aire, que a menudo llega a niveles peligrosos para la salud.

De hecho, hay una consciencia medioambiental creciente entre los ciudadanos chinos, que piden a las autoridades medidas efectivas para aplacar el problema, unas políticas que se están empezando a desarrollar pero que por el momento no se han traducido en resultados apreciables.

La Hora del Planeta nació en Sídney en 2007 y, siete años después, en la edición de 2013, ciudadanos en más de 153 países de todos los continentes -incluyendo la Antártida-, apagaron sus luces para la causa.