China llega a Latinoamérica con millones de dólares

Pekín se ha convertido en el principal motor financiero de la región, por encima del BID, EU y el Banco Mundial.
El gobierno de Cristina Fernández, uno de los más beneficiados.
El gobierno de Cristina Fernández, uno de los más beneficiados. (Cristóbal Saavedra/Reuters)

Washington

China otorgó 102 mil 200 millones de dólares en préstamos a América Latina entre 2005 y 2013, en especial a Venezuela y Argentina, mientras que países como México aumentan sus contactos con Pekín, según un estudio del Global Economic Governance Initiative, de la Universidad de Boston (Massachusetts).

"Entre 2005 y 2013, el financiamiento total de los principales bancos chinos —Banco de Desarrollo de China (CBD) y el Banco de Exportación e Importación (Eximbank)— alcanzó 102 mil 200 millones de dólares", precisa el informe presentado el lunes.

El centro académico hizo un compendio de estadísticas oficiales, un "difícil" trabajo "periodístico" debido a las dificultades de acceso a las instituciones chinas y a los países latinoamericanos, argumentó su codirector, Kevin Gallagher, en Washington.

En 2013, los préstamos chinos a gobiernos, empresas estatales y firmas privadas en América Latina acumularon 20 mil 100 millones de dólares. En 2012 los préstamos cayeron a 3 mil 500 millones de dólares, la cifra más baja desde que los bancos chinos se interesaron en la región, en 2005.

Según el estudio, Pekín continúa "concentrándose en países de alto riesgo" financiero como Venezuela y Argentina —los principales beneficiarios en la zona de los créditos chinos el año pasado— así como Ecuador y Jamaica, este último afectado por un grave déficit fiscal.

Pero el gobierno chino busca maneras de balancear los altos riesgos, cobrando tasas de interés más altas que el mercado de capitales en Ecuador o el cobro con petróleo en Venezuela, y también Ecuador, explicó Gallagher.

Al mismo tiempo, China ha mostrado mayor interés en países como México.

Gallagher recuerda que México "está abriendo" su legislación petrolera y el gobierno de China "quiere ser un actor" en esos cambios.

El impulso también proviene de programas de financiamiento conjunto entre bancos chinos y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por hasta 2 mil 500 millones de dólares para proyectos conjuntos de infraestructura y recursos naturales.

El estudio de la Universidad de Boston refuerza la imagen de China, la segunda economía del mundo, como el principal músculo financiero de América Latina, por encima del Banco Mundial, Estados Unidos o el BID, que tenía previsto préstamos por 12 mil millones de dólares para la región en 2013.

"Las líneas de crédito promedio (con China) están en los miles de millones de dólares, mientras que la mayoría de los financiamientos privados o de las instituciones internacionales están en los veinte o cientos de millones", apuntó Gallagher.

También los préstamos difieren en la naturaleza, ya que mientras el dinero chino financia proyectos de largo plazo en energía e infraestructuras, Estados Unidos dirige sus fondos a las telecomunicaciones o la manufactura, y el Banco Mundial lo hace a microcréditos y a educación y salud, destacó el académico.