China juzgará a diplomáticos acusados de asesinatos en Filipinas

Dos diplomáticos chinos, acusados de matar a tiros a dos de sus compañeros y herir a otro, han viajado a su país para enfrentar un juicio.

Manila

Dos diplomáticos chinos, acusados de matar a tiros a dos de sus compañeros y herir a otro, han viajado a su país para enfrentar un juicio por el ataque armado registrado en el sureste de Filipinas, reportaron las autoridades locales.

El cónsul general de China en la ciudad central de Cebú sobrevivió tras recibir un disparo en el cuello, pero dos de los miembros de su personal murieron durante el ataque ocurrido en un restaurante el miércoles pasado.

Una funcionaria consular y su marido, que presuntamente fue el autor material del atentado en la ciudad de Cebú, en la región de Bisayas Centrales, serán juzgados en China, reportó el diario filipino PhilStar en su edición electrónica.

La policía filipina entregó a la pareja a las autoridades chinas, que las remitieron a Xiamen, en el sureste de China, en un vuelo fletado desde el centro de la ciudad de Cebú, dos días después del incidente, señaló el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores, Carlos José.

El marido de la cónsul ha sido acusado de matar a los diplomáticos Sun Shan y Hui Li, además de herir al cónsul general Song Ronghua en el restaurante Faro, ubicado en Cebú, localidad donde China había establecido un consulado.

José dijo que el gobierno chino había invocado la inmunidad diplomática para la pareja en virtud de la Convención de Viena de 1961 y de un acuerdo bilateral de 2009 entre Beijing y Manila.

"Van a ser juzgados bajo la ley china", reiteró José, quien añadió que "ellos (las autoridades chinas) pidieron ayuda, por lo que las pruebas obtenidas por (la policía de Filipinas) serán compartidos con ellos."

El director de la policía regional, Prudencio Tom Banas, señaló que la pareja no ha emitido ninguna declaración que podría explicar el motivo del tiroteo en parte porque no podían hablar en inglés.

Las víctimas y los sospechosos estaban asistiendo a un almuerzo de cumpleaños en una habitación privada en el restaurante cuando ocurrió el tiroteo, precisó Banas.