China atribuye atentados a terroristas de Xinjiang

Los ataques fueron atribuidos a extremistas uigures, de lengua túrquica, oriundos de la región que buscan derrocar el dominio chino y que están inspirados en la ideología de la guerra santa global.

Pekín

La prensa estatal de China difundió el viernes detalles sobre las 81 personas sentenciadas por cargos relacionados con el terrorismo —nueve de ellas condenadas a muerte— y afirmó que la mayoría pertenecía a organizaciones terroristas o perpetró homicidios y otros crímenes violentos.

Las sentencias dictadas el jueves se inscriben en la campaña antiterrorista de gran escala emprendida en la región noroccidental de Xinjiang después de cuatro ataques contra civiles ocurridos desde finales de octubre que suponen un importante desafío de seguridad al presidente Xi Jinping en los primeros 15 meses que ha ocupado el cargo.

Los ataques fueron atribuidos a extremistas uigures, de lengua túrquica, oriundos de la región de Xinjiang que buscan derrocar el dominio chino y que están inspirados en la ideología de la guerra santa global.

Desde el atentado con bombas que dejó 43 muertos el 22 de mayo en un mercado de verduras, las autoridades han anunciado más de 300 arrestos y un número de juicios veloces que han resultado en sentencias estrictas como la pena de muerte, lo cual ha preocupado a defensores de los derechos humanos de que los procesos deriven en atropellos jurídicos.

La televisión de Xinjiang dijo que 68 personas fueron acusadas de organizar, dirigir o participar en alguna organización terrorista, además de enfrentar los cargos de homicidio, agresión, incendio intencional y fabricación o transporte de explosivos y armas de fuego.

Señaló que otros 13 fueron acusados de delitos menores como discriminación étnica y distribución de materiales que fomentan el odio étnico.

Las imágenes mostraron a los acusados de pie con uniformes de prisión ante funcionarios de tribunales, tenían sujetas las manos con grilletes y los policías detrás de ellos les oprimían la cabeza hacia abajo. Algunos iban con capuchas cuando se les retiró de las salas del tribunal.

Las pruebas presentadas incluyeron espadas de samurai y lo que parecían mechas así como otros materiales sencillos para la fabricación de bombas.

Según las autoridades, 23 grupos extremistas fueron desbaratados, entre estos uno de cinco integrantes que supuestamente pretendían perpetrar otro ataque con bombas.