China condena ataques informáticos, sin mencionar a Corea del Norte

China es el único aliado importante de Corea del Norte y sería fundamental en cualquier esfuerzo de Estados Unidos para tomar medidas contra el Estado aislado.
El estreno de 'The Interview' fue cancelado por Sony, tras amenazas terroristas.
El estreno de 'The Interview' fue cancelado por Sony, tras amenazas terroristas. (Sony Pictures)

Pekín / Washington

China dijo que se opone a todas las formas de ataques informáticos, pero se abstuvo de condenar directamente la incursión contra Sony Pictures, o de responder a los llamados de Estados Unidos para actuar contra Corea del Norte, a quien Washington culpa por el incidente.

El ataque informático y amenazas posteriores contra las salas de cine que exhibieran el filme llevaron a Sony a cancelar el estreno de la comedia "The Interview", que iba a ocurrir el Día de Navidad.

La película muestra el asesinato ficticio del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, "reafirmó la posición relevante de China, destacando que China se opone a todas las formas de ataques cibernéticos y al terrorismo cibernético" en una conversación que sostuvo el domingo con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

"(China) se opone a cualquier país o persona que utilice las instalaciones nacionales de otros países para llevar a cabo ataques cibernéticos contra terceras naciones", agregó.

El comunicado no hizo mención directa a Corea del Norte.

China es el único aliado importante de Corea del Norte y sería fundamental en cualquier esfuerzo de Estados Unidos para tomar medidas contra el Estado aislado.

Pero Estados Unidos también ha acusado a China de espionaje cibernético en el pasado y un funcionario estadounidense dijo que el ataque a Sony podría haber utilizado servidores chinos para ocultar su origen.

Corea del Sur, que aún está técnicamente en guerra con Corea del Norte, dijo el lunes que los sistemas informáticos de su operador de plantas nucleares habían sido hackeados y que datos no críticos fueron robados, pero no había ningún riesgo para las instalaciones nucleares o reactores.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y sus asesores están sopesando cómo castigar a Corea del Norte después de que el FBI concluyó el viernes que Pyongyang fue responsable del ataque contra Sony.

Es la primera vez que Estados Unidos acusa directamente a otro país de un ciberataque de ese nivel en su territorio y abre la posibilidad de una nueva confrontación entre los antiguos enemigos Washington y Pyongyang.

Corea del Norte ha negado que sea responsable por el ataque ha advertido que responderá a cualquier represalia de Estados Unidos.

"No sabemos quiénes son (los hackers) o donde están, pero sin duda podemos decir que son partidarios y simpatizantes de la RPDC (República Popular Democrática de Corea, el nombre oficial de Corea del Norte)", dijo la agencia oficial de noticias norcoreana KCNA.

"Adoptaremos audazmente nuestra neutralización contra la Casa Blanca, el Pentágono y todo el territorio continental de Estados Unidos, la cloaca de terrorismo, sobrepasando con creces la 'neutralización simétrica' declarada por Obama", agregó.

Japón, uno de los aliados más cercanos de Washington en Asia, dijo que condenaba enérgicamente el ataque contra Sony Pictures, pero también se abstuvo de culpar a Corea del Norte.

Obama puso el ataque informático en el contexto de un delito.

"No, no me parece que haya sido un acto de guerra", dijo Obama en el programa de televisión "State of the Union with Candy Crowley" de la cadena CNN, que fue grabado el viernes y transmitido el domingo.

"Creo que fue un acto de vandalismo informático que fue muy costoso, muy caro. Lo tomamos muy seriamente. Responderemos en forma proporcional", agregó.