Chiloé arde en protestas de pescadores por marea roja en el archipiélago

Pobladores furiosos de la isla chilena culpabilizan del desastre ecológico a la contaminación de la industria.
Desesperación de pescadores.
Desesperación de pescadores. (Damian Parra | EFE)

Ancud

Mercados sin pescado, tiendas sin productos básicos, piras de neumáticos en las rutas y turistas atrapados. La isla chilena de Chiloé arde en protestas de furiosos pescadores que piden ayuda para sobrevivir a una devastadora marea roja.

Ante el rechazo de los trabajadores de varias propuestas económicas, el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet volvió ayer a la propuesta inicial: dar un bono de inmediato de 300 mil pesos chilenos (unos 448 dólares) y otros tres de 150 mil pesos. El primero se hará efectivo pese a la negativa de los manifestantes a levantar los bloqueos.

El ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, que viajó a la zona, dijo que siguen abiertos al dialogo y pidió a los manifestantes "que sean razonables".

Los pescadores, que consideraron la nueva propuesta un retroceso, reiteraron su intención de seguir defendiendo su petitorio de 28 puntos, entre los que destaca la exigencia de un pago de seis bonos por un total de 1.8 millones de pesos chilenos (unos 2 mil 700 dólares), señaló Julio Cárdenas, uno de los voceros de pescadores en Ancud, una de las comunas de Chiloé.

Desde hace ocho días, piquetes de pescadores mantienen bloqueos en las carreteras y controlan el acceso y la salida de la isla para reclamar un plan de contingencia que les permita hacer frente a esta crisis ambiental que amenaza con prolongarse meses.

Chilóe es un conjunto insular en la Región de Los Lagos, en el centro-sur de Chile. La mayor parte de las comunas de la isla, donde viven unas 170 mil personas, están afectadas por el amarre de la pesca artesanal, pero los efectos se sienten ya en toda la isla y en el continente, donde se comercializan los productos extraídos del mar.

Desde hace meses, el mar chileno vive episodios alarmantes con 30 millones de salmones, toneladas de sardinas y machas —un molusco muy apreciado en la gastronomía local— muertas en las playas, y el mayor varamiento de ballenas (más de 300 ejemplares) registrado en los últimos tiempos.

Algunos científicos lo ligan con el fenómeno de El Niño. Pero los pescadores culpan de la virulencia de la marea roja al vertido al mar de toneladas de salmones contaminados a inicios de año por las toxinas de algas nocivas, lo que la industria salmonera niega.

El titular de Economía anunció el viernes que encomendará "a un grupo de científicos independientes que realicen estudios necesarios para evaluar esas hipótesis".

En tanto, varios miles de estudiantes de secundaria se manifestaron ayer en Santiago e intentaron llegar al Ministerio de Educación, lo que causó la intervención de la Policía, que usó gases lacrimógenos para dispersarlos. La movilización, convocada por la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones), pretendía pedir al gobierno cambios de fondo en la educación básica, como el traspaso efectivo de la administración de los colegios desde los municipios al Estado.

El 23 de octubre habrá comicios para elegir alcaldes y concejales, y será la primera prueba electoral para el segundo gobierno de centro-izquierda de Bachelet, que en abril tenía una aprobación de apenas 29%, tres puntos porcentuales más que en marzo, cuando 67% de la población rechazó su gestión, según el sondeo mensual del centro de estudios Adimark, ligado a la oposición conservadora.

La socialista Bachelet, que gobernó entre 2006 y 2010, inició su segunda presidencia de cuatro años en marzo de 2014 tras ganar cómodamente en segunda vuelta los comicios con 61.16% a la candidata conservadora Evelyn Matthei (37.83%).