Chile da un paso más para despenalizar autocultivo de mariguana

La Cámara de Diputados aprobó en general un proyecto de ley que despenaliza el autocultivo de cannabis para fines recreativos y medicinales, que ahora deberá volver a comisiones donde sería ...
La presidenta de la Fundación Daya, Ana Maria Gazmuri, muestra una planta de cannabis en un laboratorio en Santiago de Chile
La presidenta de la Fundación Daya, Ana Maria Gazmuri, muestra una planta de cannabis en un laboratorio en Santiago de Chile (AFP)

Santiago

La Cámara de Diputados de Chile aprobó este martes en general un proyecto de ley que despenaliza el autocultivo de mariguana para fines recreativos y medicinales, que ahora deberá volver a comisiones donde tendría modificaciones en su articulado. Tras un intenso debate, la iniciativa se aprobó por 68 votos a favor, 39 en contra y 5 abstenciones. Su articulado deberá ser ahora votado por el Senado.

La iniciativa modifica el Código Sanitario y la Ley de Drogas, que sanciona el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias psicotrópicas, con el objetivo de legalizar el cultivo personal de cannabis para el consumo privado y despenalizar su cultivo y comercialización para fines terapéuticos.

El proyecto, resultado de una moción parlamentaria de un grupo transversal de diputados, autoriza el cultivo de hasta seis plantas por domicilio, su consumo terapéutico con prescripción médica y el porte de un máximo de 10 gramos para consumo privado sin autorización previa.

La iniciativa se aprobó tras un intenso debate entre los diputados, en el que la oposición derechista cuestionó los límites establecidos en la propuesta para el consumo, aduciendo que la medida abre la puerta al narcotráfico.

Los representantes del oficialismo, en tanto, subrayaron la necesidad de legislar sobre la materia y defendieron que la iniciativa busca regular el consumo, sobre la base de que es la prohibición la que fomenta y facilita el tráfico.

"Cuando el país ha fracasado en controlar el consumo de alcohol en los menores de edad, sostener que vamos a ser capaces de controlar el consumo y la adicción a la mariguana en los menores de edad es, francamente, actuar con ingenuidad", dijo el legislador del centroderechista Renovación Nacional, Nicolás Monckeberg, durante el debate.

En la vereda contraria, la diputada comunista Camila Vallejo consideró una ingenuidad estimar el autocultivo como una liberación de la droga. "¿Acaso podemos negar que cuando los jóvenes consumen mariguana y no la pueden cultivar tienen que recurrir al microtráfico para poder comprarla?", abriendo la puerta a drogas más duras como la cocaína y la pasta base, comentó Vallejo.

"Todos sabemos que eso sucede, y si no, es que les está faltando calle a algunos diputados y diputadas de esta Sala", enfatizó la ex líder estudiantil. El proyecto de ley prevé que los autocultivadores deberán ser mayores de 18 años, pero en caso de enfermos se podrá suministrar mariguana a menores de edad con receta médica.

A su vez, se mantendrá la prohibición del consumo en la vía pública y se marca un porte máximo de 10 gramos por persona y 500 gramos por domicilio. En Chile el cannabis figura en la normativa como una droga dura, y su venta y autocultivo están penados. La posible despenalización del autocultivo de mariguana en Chile se enmarca en una región que avanza hacia la legalización de la droga.

Tras la votación, la diputada comunista Karol Cariola consideró que ha sido un día histórico, pues se dio "un paso que es invaluable para aquellas personas que viven todos los días las consecuencias del narcotráfico en sus poblaciones".

"Es un día histórico contra el narcotráfico, un día histórico para que aquellos usuarios medicinales dejen de ser perseguidos y puedan acceder a una medicina que puedan cultivar en sus patios, aunque a la industria farmacéutica no le guste", remarcó.

El presidente de la Cámara de Diputados, Marco Antonio Núñez, afirmó que con la medida se busca "reducir el narcotráfico a cero y prevenir con efectividad el consumo en niños y adolescentes".

Estados Unidos legalizó en varios estados la mariguana con fines medicinales, mientras que Uruguay fue un paso más allá y aprobó a fines de 2013 una ley que regula en su totalidad el mercado de la droga.