Chile inicia cultivo de mariguana con "fines medicinales"

El "primer cultivo medicinal autorizado de América Latina" se inició hoy con la germinación de las semillas de cannabis que serán plantadas en un terreno de La Florida, municipio al sur de Santiago.
Periodistas chilenos fotografían los tiestos donde serán plantadas 850 semillas de cannabis, para tratar a enfermos con cáncer
Periodistas chilenos fotografían los tiestos donde serán plantadas 850 semillas de cannabis, para tratar a enfermos con cáncer (AFP)

Santiago

Chile dio inicio hoy al cultivo de las primeras semillas de marihuana para uso medicinal autorizadas oficialmente, en un terreno municipal, una iniciativa pionera en ese ámbito en América Latina. La plantación se inició con la puesta en germinación de las semillas de cannabis que luego serán plantadas en un terreno del municipio de La Florida, en el sur de Santiago.

El lugar de cultivo, cuya ubicación se mantiene en reserva por petición de la alcaldía, cuenta con fuertes medidas de seguridad como un doble cerco perimetral: primero una valla eléctrica y luego una alambrada de púas. "Este es el primer cultivo medicinal autorizado de América Latina", dijo en la ceremonia de lanzamiento de la iniciativa, Ana María Gazmuri, presidenta de la Fundación Daya, dedicada a la promoción del uso medicinal de la mariguana.

"Estamos haciendo historia en el alivio de quienes sufren", agregó Gazmuri. El alcalde de la comuna, Rodolfo Carter, y Gazmuri, se encargaron de poner parte de las 850 semillas en una bolsa hermética de plástico, envueltas en un papel de cocina húmedo para hacerlas germinar en los próximos dos días.

Posteriormente, serán trasplantadas en maceteros, y se seleccionarán los ejemplares más vigorosos, para replantarlos. En el municipio chileno se espera para abril la primera cosecha de las plantas, y un mes después la distribución de un aceite especial con extracto de cannabis para unos 200 pacientes oncológicos, previamente inscritos y seleccionados en el programa, quienes lo recibirán gratis.

Los receptores serán sometidos además a un estudio clínico para verificar los alcances de la terapia. La Alcaldía de La Florida obtuvo el 8 de septiembre pasado el permiso estatal para elaborar el aceite de cannabis. La autorización es sólo para el uso medicinal del aceite de mariguana y considera la cosecha de 425 plantas.

En la región, Uruguay aprobó en diciembre una ley que regula el mercado de mariguana, transformando al país en el primero del mundo en el que el Estado controla la producción, venta y consumo de la droga, aunque la iniciativa aún está en fase de implementación.

Críticas de médicos

Un grupo de médicos chilenos se opuso a la iniciativa, por considerar que "se presenta erróneamente a la mariguana en sus varias formas como un tratamiento validado científicamente para multiples indicaciones".

"Es importante aclarar que la evidencia disponible sobre los usos terapéuticos de la mariguana es insuficiente, lo que contrasta con la vasta evidencia científica de sus efectos perjudiciales", señaló el representante de la Sociedad Médica de Chile, Jorge de las Heras.

La autorización estuvo precedida de polémica en Chile, un país que considera en su legislación a la mariguana como una droga dura, castigada con las máximas penas. En agosto pasado el alcalde Carter decidió plantar de forma simbólica una semilla de mariguana en el terreno fiscal, ante la falta de respuesta estatal a su petición por parte del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).

En 2011, el SAG había autorizado a una empresa privada iniciar la primera plantación de mariguana en Chile con fines terapéuticos en el sur del país, pero la revocó luego que el Instituto de Salud Pública (ISP) rechazara el uso de la mariguana para la fabricación y comercialización de productos.

El gobierno de la presidenta socialista Michelle Bachelet se comprometió a rebajar la mariguana de droga dura a droga blanda -lo que reduciría las penas por tráfico y haría más factible el uso medicinal-, mientras que el Congreso tiene previsto analizar un proyecto para despenalizar el autocultivo de mariguana.