Chelsea, pilar de los Clinton, refuerza campaña de Hillary

Según analistas, el rol de la hija de la ex pareja presidencial podría ser de gran utilidad para su regreso a la Casa Blanca.
Chelsea Clinton hizo campaña en favor de su mamá cuando Hillary desafió a Obama en las primarias de 2008.
Chelsea Clinton hizo campaña en favor de su mamá cuando Hillary desafió a Obama en las primarias de 2008. (Jason Reed/Reuters)

Nueva York

Pocos días después del anuncio de la candidatura presidencial de Hillary Clinton, su hija, Chelsea, el tercer pilar de una familia única en la política estadunidense, salió a escena y, según analistas, podría tener un rol activo en la campaña que buscará llevar a su madre a la Casa Blanca.

De 35 años y progenitora de una niña de seis meses (Charlotte), Chelsea Clinton evitó durante largo tiempo los primeros planos que ocuparon con tanta frecuencia sus famosos padres, Bill y Hillary.

Pero esta semana Chelsea rompió con esa línea cuando salió en la portada de la versión estadunidense de la revista Elle, en la que apareció luciendo una falda Gucci negra de mil 500 dólares y una pulsera Cartier, pero sobre todo abogando, en páginas interiores, por la elección de una mujer como presidenta.

"Cuando plantean la pregunta de si es importante tener a una mujer como presidenta, sí, es importante, claramente, es importante por razones simbólicas. Y los símbolos son importantes", dijo en la entrevista.

"Uno de nuestros valores fundamentales, en este país, es que somos el país de la igualdad de oportunidades. Pero cuando esta igualdad no abarca los sexos se nos plantea un desafío fundamental. Y creo que tener a una mujer como presidenta —sea quien sea— ayudará a responder a este desafío".

Luego de que Hillary anunciara su candidatura el domingo pasado con un comunicado y un video difundido en redes sociales, Chelsea tuiteó: "Muy orgullosa de ti, mamá".

En 2008, la heredera Clinton, brillante diplomada de Stanford, Oxford y Columbia, ya había realizado campañas en favor de Hillary, fundamentalmente en los campus universitarios, cuando su madre desafió al actual presidente, Barack Obama, en las elecciones primarias de los miembros del Partido Demócrata.

Ante la convención partidaria, la joven describió a su progenitora como una "heroína".

Sin embargo, durante esa época nunca aceptó ser entrevistada.

Luego se casó con un banquero de negocios con el que vive en el centro de Manhattan, en un departamento por el que pagaron 9.25 millones de dólares.

Hoy es vicepresidenta de la Fundación Clinton, que se ocupa particularmente de temáticas vinculadas a la mujer y a la salud.

Muy allegada a sus padres

"Todo dependerá de la estrategia de Hillary", considera el profesor Robert Shapiro, politólogo de la universidad Columbia de Nueva York, ante la interrogante sobre el eventual papel de Chelsea en la campaña de su madre.

"Si uno ve el video que la precandidata utilizó para lanzar su campaña, en la que pone el acento en las familias y las mujeres, el hecho que Chelsea tenga una pequeña, que es también su primera nieta, seguramente constituye un ángulo a explotar", señaló.

Las primeras fotos de Charlotte, de paseo en su carrito de bebé con sus padres en el barrio de Flatiron, fueron publicadas el mismo fin de semana del anuncio de la precandidatura de Hillary. ¿Simple coincidencia?

Vista a menudo como distante y fría, Hillary se preocupó de agregar recientemente un capítulo a su libro de memorias Tiempo de decisiones en el que evoca con detalles su alegría de ser abuela y cómo su nieta la ayuda a "ver el mundo de otra forma".

Chelsea Clinton, agrega Shapiro, "tiene su propio estilo" y "podría ser útil para llegar a los jóvenes y la mujeres. Es joven, enérgica, y a su manera carismática".

"Tiene un doctorado en gobierno mundial, comparte los intereses de sus padres, pero creo que si juega un papel en la campaña será por su propia iniciativa", estima a su vez Meena Bose, docente de Ciencias Políticas en la universidad Hofstra, al destacar que sus padres "nunca la han impulsado" a que se implique en la vida política.

Y además, consideró, si Chelsea decidiera tener un papel activo en la campaña, habría ciertos riesgos en la imagen de acercamiento social.

"Hillary forma parte de la gente más encumbrada, Chelsea y su marido han logrado una fuerte posición financiera. Puede haber una percepción de desconexión", advirtió.