Chavismo y oposición convocan a marchar mañana en Caracas

"Por la libertad, ¡Dale un parao!" es el lema elegido por los opositores para protestar "por las reiteradas violaciones de los Derechos Humanos de parte del gobierno nacional", mientras los ...
Una opositora a Maduro protesta ante el edificio de la OEA en Caracas
Una opositora a Maduro protesta ante el edificio de la OEA en Caracas (AFP)

Caracas

Opositores y chavistas vuelven a marchar este sábado en Caracas, unos "por la libertad" y en rechazo al encarcelamiento de tres destacados opositores, y los segundos contra los actos de "violencia fascista" durante las protestas que sacuden al país desde hace más de un mes y medio. La marcha opositora fue convocada hoy por la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática bajo el nombre "Por la libertad, ¡Dale un parao!" para protestar "por las reiteradas violaciones de los Derechos Humanos de parte del gobierno nacional" y "el uso de la justicia como arma política para castigar a quienes por la vía electoral no han podido derrotar".

El miércoles, una ofensiva judicial del chavismo dejó detenidos a dos alcaldes opositores, Daniel Ceballos de San Cristóbal (Táchira, oeste) y Enzo Scarano de San Diego (Carabobo, norte), por no haber impedido desórdenes públicos durante las protestas, que por ahora han dejado 31 muertos y centenares de heridos y de detenidos.

Ambos quedaron recluídos en una prisión en las afueras de Caracas, donde también se encuentra encarcelado desde hace un mes el dirigente de Voluntad Popular Leopoldo López, acusado de incitar a la violencia en las protestas, tras impulsar la estrategia "la salida" para forzar la renuncia del presidente Nicolás Maduro con protestas callejeras.

El jueves, Maduro arremetió públicamente contra Ramón Muchacho, alcalde del distrito opositor de Chacao (este), epicentro de las protestas en Caracas y hasta hace unos días de batallas campales entre la policía y los radicales: "No nos va a temblar el pulso si (el Tribunal Supremo) nos da la orden de detenerlo", aseguró.

El martes, la mayoría chavista del Legislativo aprobó solicitar a la Fiscalía que investigue a la diputada María Corina Machado, otra promotora de "la salida", por "instigación a delinquir, traición a la patria, terrorismo y homicidio" en las protestas, lo que podría derivar en el retiro de su inmunidad parlamentaria.

La marcha opositora está convocada para las 10:00 (14:30 hora GMT) y tiene previsto partir de cinco puntos de Caracas y confluir en una calle de Chacao. Por su parte, el chavismo reiteró la convocatoria de una marcha "contra la violencia fascista" que ya formuló el jueves Maduro en apoyo a la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada (UNEFA), blanco de ataques se manifestantes radicales.

"Debemos mantener permanente movilización de todos los sectores sociales, fuerzas políticas en respaldo a la paz y en contra del fascismo", dijo Maduro. La marcha partirá de Plaza Venezuela hasta el presidencial Palacio de Miraflores, ambos puntos en el municipio chavista de Libertador, en el centro de Caracas.

Durante el último mes y medio, estudiantes y opositores han convocado múltiples marchas contra la inseguridad, la inflación y la escasez de productos básicos, entre otras cosas, que han sido replicadas por marchas organizadas por el chavismo. Al menos tres marchas opositoras que tenían previsto dirigirse hacia el centro de Caracas han sido prohibidas por el gobierno. La posibilidad de que marchas de ambos bandos se crucen levanta las alarmas en este país polarizado por la posibilidad de que se registren incidentes.

De otra parte, el gobierno venezolano aplazó otra semana la entrada en vigor del nuevo mercado cambiario que anunció hace más de un mes con la idea de controlar el valor del "dólar negro", en un contexto de inflación y escasez, principales causas de las protestas contra Nicolás Maduro que dejan ya 31 muertos. "Las operaciones del Sicad 2 -nuevo sistema cambiario- van a iniciar el lunes 24 de marzo (...). Este sistema va a derrotar al dólar paralelo que tanto daño le ha hecho a la economía", dijo el jueves el vicepresidente venezolano del Área Económica, Rafael Ramírez.

Es la tercera vez en poco más de un mes que el ministro anuncia el inicio de las operaciones de este nuevo sistema -del que el gobierno viene hablando desde septiembre- que flexibiliza el acceso a divisas para personas y empresas privadas, que podrán adquirirlas en efectivo o a través de bonos y otros títulos, bajo la supervisión del Banco Central de Venezuela (BCV).

Se esperaba que comenzara operaciones este jueves, luego de dos anuncios previos tras la publicación de sus normas de funcionamiento. Pero el gobierno lo pospuso por "ajustes técnicos". Los analistas consideran que el Sicad 2 o "mercado permuta" podría dar un respiro a una economía bajo un férreo control cambiario desde 2003, que soporta una inflación anualizada de 57.3%, la más alta de América Latina y una escasez de productos y alimentos básicos de 28%.

Pero la escasez de divisas -que ha hecho disparar el dólar parelelo-, los trece mil millones de dólares que el gobierno adeuda a las empresas, la fuerte caída de nueve mil millones de dólares en sus reservas internacionales y el hecho de que el ministro no revela el monto de divisas que se inyectarán con este sistema, levantan dudas sobre su verdadero impacto en la economía.

Tampoco se ha precisado cuántas divisas se ofertarán cada día ni el precio de las divisas en este mercado. Funcionará, según Ramírez, también ministro del Petróleo, al ritmo de la "oferta y demanda" y sin límite para cada operación. "Este retraso puede generar mayores niveles de escasez y profundizar la crisis económica y cambiaria que atraviesa Venezuela", aseguró a la AFP el economista Jesús Casique.

"Si el Sicad II no satisface toda la demanda de dólares, el mercado paralelo va a continuar en Venezuela y será prácticamente imposible eliminarlo. Veo difícil que se vayan a resolver los problemas económicos", sentencia Casique. A sólo días del anuncio, Ramírez, responsable de gestionar los casi cien mil millones de dólares anuales que ingresan al país por la venta de crudo, ya celebraba que "el dólar negro está bajando".

El pasado fin de semana, el presidente del BCV, Nelson Merentes, calculó que días después de anunciarse el Sicad II el dólar paralelo bajó "20 unidades de bolívares cada dólar (paralelo). Está alrededor de 70 bolívares y estaba en casi 90 bolívares".

Para Casique, la estimación "no es nada alentadora". "Estamos hablando de un diferencial cambiario bien importante. Tienes una economía a 70 bolívares por dólar y un tipo de cambio oficial de 6.30. Quien generó el mercado paralelo fue el mismo gobierno por la fuerte escasez de divisas", analiza.

Con este nuevo sistema, la vida económica venezolana sumará cuatro tipos de cambio: tasa oficial a 6.30 bolívares por dólar para importaciones prioritarias (alimentos y medicinas); tasa Sicad alrededor de 11 mediante subastas semanales para distintos sectores; la anunciada tasa del "permuta", que según expertos estará entre 30 y 40 bolívares, y la disparada tasa paralela.

La participación como ofertante en ese mercado de la estatal Petróleos de Venezuela y otras empresas públicas podría contribuir a recoger liquidez monetaria, que aumentó en 70% respecto a marzo del año anterior, y a la reducción del déficit fiscal venezolano, estimado en 15% del Producto Interno Bruto.

Sin embargo, Casique considera que parte de la solución a los desequilibrios de la economía pasa por estimular producción nacional, que reduciría la necesidad de petrodólares para importar, y la inversión extranjera directa: "En Venezuela apenas representa entre 1.5 y 1.8 del PIB, con lo que somos el país que menos inversión extranjera recibe. Estamos rezagados", dijo.