Chavismo busca impedir marcha opositora de hoy

Alcalde del municipio caraqueño donde está planeada la manifestación niega el permiso al acto de repudio contra las políticas de Nicolás Maduro convocado por Henrique Capriles.
Ayer hubo nuevos choques entre jóvenes y la policía.
Ayer hubo nuevos choques entre jóvenes y la policía. (Carlos García/Reuters)

Caracas, Washington y Panamá

La oposición venezolana convocó ayer a sus simpatizantes a participar este día en una nueva marcha contra la escasez de productos básicos en el país, una movilización a la que el gobierno negó el permiso para transitar por las zonas chavistas al considerar que “puede tornarse violenta”.

“Mañana movilización nacional contra uno de los graves problemas que afecta y une a TODOS los venezolanos: ESCASEZ”, escribió el líder de la oposición venezolana Henrique Capriles en su cuenta de Twitter.

También la diputada opositora María Corina Machado convocó por la misma red social a salir hoy a la calle, Día de la Mujer, y protestar “frente a un régimen” que mata “con balas y con hambre”.

La marcha está organizada para que se desarrolle desde su inicio hasta su fin en el municipio caraqueño de Libertador donde gobierna el alcalde chavista Jorge Rodríguez, quien anoche anunció por Twitter que negó el permiso para que se realice la manifestación.

“Quiero informar a través de esta vía que no (hay permiso para) ninguna marcha de la derecha mañana sábado en el mun libertador”, escribió Rodríguez que agregó en otro mensaje: “Debemos resguardar la vida y los bienes de los habitantes del municipio, x tanto hemos negado el permiso a una marcha que pueda tornarse violenta”.

En un siguiente escrito reiteró: “El Mun Libertador es un municipio de paz y libre de fascismo, y así lo mantendremos”.

“VICTORIA CON DIGNIDAD”

El gobierno de Venezuela celebró ayer como una “victoria de la dignidad” la declaración de solidaridad del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la que pide que continúe el diálogo y lamenta las muertes en el país con 29 votos a favor y tres en contra, los de Estados Unidos, Canadá y Panamá.

“Más que de Venezuela, creo que una victoria de la dignidad de la América Latina y caribeña”, dijo el canciller venezolano Elías Jaua, durante un contacto telefónico con el canal estatal VTV en el que también señaló que esa declaración es “a favor de la paz, del diálogo y de la institucionalidad democrática” en el país.

Jaua apuntó que “todo el laborioso aparato de propaganda que se montó contra Venezuela ha sido desmoronado por la moral y la verdad del pueblo venezolano”.

Añadió que ahora el mundo sabe que el país caribeño “no confronta a manifestantes pacíficos”, sino a una “corriente violenta que intenta derrocar al gobierno legítimo y constitucional de Nicolás Maduro”.

El ministro de Exteriores venezolano señaló que en la reunión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se realizará el próximo miércoles en Santiago de Chile para tratar la situación de Venezuela, se espera “una declaración contundente” y que asistirá “con todas las expectativas, y mucho más después de esta heroica victoria”.

El Consejo Permanente de la OEA aprobó ayer por mayoría una declaración conjunta en la que reconoce y “respalda” el diálogo iniciado por Venezuela —iniciativa de Maduro hacia distintos sectores de la población— y pide su continuación, llama al respeto de los derechos humanos y expresa su respeto a la no intervención en los asuntos internos del país.

En el texto se expresa el “reconocimiento, pleno respaldo y aliento a las iniciativas y los esfuerzos del Gobierno democráticamente electo de Venezuela y de todos los sectores políticos, económicos y sociales para que continúen avanzando en el proceso de diálogo nacional, hacia la reconciliación”.

Además, muestra su “más enérgico rechazo a toda forma de violencia e intolerancia, y hace un llamado a todos los sectores a la paz, a la tranquilidad y al respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales, incluyendo los derechos a la libertad de expresión y reunión pacífica, circulación, salud y educación”.

La reunión de la OEA se realizó en el marco de una ola de protestas en la que está inmersa Venezuela desde el pasado 12 de febrero en contra del gobierno y que en algunos casos se han tornado violentas, al causar al menos 19 muertes, 318 heridos y mil 103 personas detenidas, según datos oficiales.  

DIMES Y DIRETES ENTRE MADURO Y MARTINELLI

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, exigió ayer a Venezuela el pago de más de mil millones de dólares adeudados a empresarios de su país, en una escalada de las tensiones bilaterales tras la expulsión ordenada por Caracas del embajador y otros diplomáticos panameños, así como el rompimiento de relaciones. “Venezuela pareciera ser que está en bancarrota, aunque no debería estarlo porque es un país muy rico. Ahí hay un verdadero desgreño administrativo y le deben a Panamá cifras superiores a los mil millones de dólares”, declaró Martinelli a la prensa y añadió que Caracas “tiene que pagarle a su país”, porque “no hay excusas”.

Casi de inmediato, el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, acusó a su par panameño de cobrar comisiones de 20 por ciento a los empresarios de la Zona Libre de Colón (Panamá) por los pagos que haga Venezuela, que es un importante comprador. “Yo dije: paren todos los pagos inmediatamente”, apuntó el chavista, quien acusó a Martinelli de “utilizar el poder político para enriquecerse”.

Ante la reacción del venezolano, el presidente panameño escribió a Maduro en Twitter que no responderá “ataques groseros o falsas acusaciones” que “utiliza para desviar la atención”.




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]