Charlie Hebdo, el semanario que enfureció a musulmanes

El semanario francés vivía bajo amenaza desde 2006, cuando publicó controvertidas caricaturas del profeta Mahoma.
La portada de Charlie Hebdo el día del atentado incluyó una caricatura del escritor Michel Houellebecq, autor de la polémica novela "Sumisión".
El semanario era blanco constante de amenazas desde que en 2006 publicó caricaturas de Mahoma que indignaron al mundo islámico. (AFP)

París, Francia

El semanario satírico de izquierda francés Charlie Hebdo, que fue atacado hoy por hombres armados, era blanco constante de amenazas desde que en 2006 publicó caricaturas de Mahoma que indignaron al mundo islámico.

"Había amenazas permanentes desde la publicación de las caricaturas de Mahoma", dijo el abogado del semanario Richard Malka tras el ataque en el que murieron algunas de las figuras más famosas del semanario, como Cabu, Charb, Wolinski y Tignous.

"Hace ocho años que vivíamos bajo amenazas, estábamos protegidos pero no hay nada que se pueda hacer contra unos bárbaros que irrumpen con kalachnikov", agregó. "Es un semanario que no ha hecho más que defender la libertad de expresión, o simplemente la libertad", agregó.

La última edición de la revista, que salió este mismo miércoles, incluye en la portada una caricatura del escritor Michel Houellebecq, autor de la polémica novela "Sumisión", publicada el mismo día y que imagina a una Francia islamizada.

"En 2015 pierdo mis dientes, en 2022 ¡Hago el Ramadán", dice la caricatura del escritor en la portada de Charlie Hebdo, cuyos números se agotaron en los quioscos inmediatamente después del atentado. Otra caricatura hace decir al novelista: "En 2036, el Estado islámico entrará en Europa".

Tras la difusión en 2011 de un número que se burlaba de la sharia o ley islámica, un atentado con cócteles molotov incendió parte de la sede del semanario en el distrito 11 del este de París.

Un año después, la revista publicó más caricaturas de Mahoma en medio de un fuerte alboroto sobre una película antimusulmana. Las caricaturas presentaron a Mahoma desnudo y en poses pornográficas degradantes. El gobierno francés defendió la libertad de expresión al tiempo que criticó a Charlie Hebdo por alentar las tensiones.

Bajo amenazas permanentes

A pesar de las constantes amenazas, Charlie Hebdo se mantuvo fiel a su línea de conducta y aseguraba no ser un enemigo del Islam. "Hay provocación como lo hacemos semana tras semana, pero no más contra el Islam que con otros temas", aseguró en 2012 después del atentado incendiario su director de publicación Charb, que murió en el ataque de hoy.

Tras el primer atentado, en 2011, Charb y otros miembros de la redacción vivían bajo protección policial y su sede era objeto de custodia por la policía francesa.

"Preveíamos lo peor, y el ministerio del Interior había evaluado las amenazas a tal nivel que vivíamos bajo protección permanente pero no fue suficiente", dijo el abogado Richard Malka.

Equivalente en Francia de la revista argentina "Humor" o de la española "El Jueves", Charlie Hebdo fue fundada en 1970, cuando tomó el relevo de "Hara Kiri", semanario que reivindicaba su tono "tonto y malvado", fundado por Cavanna y Georges Bernier.

La línea inicial era anticlerical y denunciaba el orden burgués, pero buscaba ante todo hacer reír a sus lectores con un humor corrosivo implacable.

Charlie Hebdo no se burla sólo del islam. Ha publicado portadas satíricas sobre el papa Benedicto XVI en un abrazo amoroso con un guardia del Vvaticano; al presidente francés Nicolas Sarkozy como un vampiro y a un judío ortodoxo besando a un soldado nazi.

En 1970, mezclando el drama en una discoteca en el que murieron 146 personas con la muerte de Charles De Gaulle, el semanario tituló "Baile trágico en Colombey (la localidad donde murió el general): un muerto". El gobierno prohibió de inmediato la difusión de Hara Kiri.

La redacción optó entonces por una nueva fórmula editorial que combinaba cómics con rúbricas parecidas a las de Hara Kiri pero bajo el nuevo título Charlie Hebdo, en referencia a Charlie Brown, el Carlitos de los Peanuts, la famosa tira cómica de Charles Schulz.

A partir de entonces, cultivó una línea editorial irreverente desde una óptica de izquierda radical forjada durante la presidencioa de Valéry Giscard d'Estaing (centroderecha, 1974-81).

En su larga historia le llovieron juicios por difamación. Las demandas de la Iglesia, empresarios, ministros o famosos que eran blanco permanente de sus sátiras terminan por derribar a un semanario que en 1981, año de la elección del socialista François Mitterrand, había perdido muchos lectores.

Pasaron 11 años antes de que Charlie Hebdo vuelva a publicarse en 1992. Desde entonces el semanario abrió sus columnas a los mejores dibujantes irreverentes de Francia, de Wolinski a Cabu, muertos ambos en el atentado.

El número de 2006 que había reproducido las caricaturas de la prensa danesa había alcanzado un récord de ventas de 400 mil ejemplares. Hasta el día del atentado, el semanario que padecía dificultades financieras, publicaba semanalmente unos 30 mil ejemplares.