Se entrega sospechoso del ataque al Charlie Hebdo

Los otros dos sospechosos, dos hermanos franceses nacidos en París, Said Kuachi, de 34 años, y Cherif Kuachi, de 32 años, siguen prófugos.

París

La policía francesa buscaba activamente este jueves a dos hermanos, uno de ellos yihadista, sospechosos del ataque mortífero de la víspera contra el semanario Charlie Hebdo, tras la rendición por la noche de un presunto cómplice.

La policía difundió este jueves las fotos de los dos hermanos, Cherif y Said Kuachi, de 32 y 34 años, estas personas son "susceptibles de estar armados y ser peligrosos", advirtió la Prefectura de policía de París, y precisó que son "objeto de órdenes de busca y captura".

Los dos hermanos son sospechosos de haber matado a 12 personas en los locales del semanario parisino antes de darse a la fuga. El ataque generó una oleada de indignación en Francia y más de 100 mil personas se manifestaron espontáneamente para denunciar el terrorismo.

Su presunto cómplice, Hamyd Murad, de 18 años, se entregó a la policía en Charleville-Mézières, noreste de Francia, "después de ver que su nombre circulaba en las redes sociales", explicó a la AFP una fuente cercana al caso.

Chérif Kuachi es un yihadista conocido de los servicios antiterroristas, condenado en 2008 por participar en una red para mandar combatientes a Irak, donde incorporaban a las filas de la rama iraquí de Al Qaida, dirigida entonces por Abu Musab al Zarkaui. Según una fuente cercana al caso, se han practicado varias detenciones a lo largo de la anoche en el entorno de los dos hermanos.

El atentado, que diezmó la redacción de Charlie Hebdo y es el más cruento cometido en Francia en décadas, hizo pensar rápidamente en una venganza de los islamistas radicales. Charlie Hebdo publicó en 2006 caricaturas del profeta Mahoma que provocaron condenas y protestas en países musulmanes.

La brutal desaparición de ocho periodistas del semanario en este ataque provocó repulsa en el mundo entero, incluidos numerosos países musulmanes, y manifestaciones espontáneas que reunieron hasta 100 mil personas en ciudades de toda Francia.