Celulares de avión perdido todavía siguen sonando

Expertos opinan sobre el misterio de los teléfonos aún activos de pasajeros y tripulación del vuelo MH330.
Nueve países y 40 buques buscan la aeronave.
Nueve países y 40 buques buscan la aeronave. (Thong Hoong/Reuters)

Kuala Lumpur

El misterio sigue rodeando la desaparición del Boeing 777 de la Malaysia Airlines, que sigue desaparecido cuatro días después de su despegue de Kuala Lumpur, con destino a Pekín. Más aún, con los testimonios de familiares de los pasajeros que reportan que sus teléfonos celulares suenan todavía. Para las familias, se trata de una señal de que la esperanza no puede perderse.

El Washington Post relata, en efecto, que las líneas de muchos pasajeros a bordo del avión siguen sonando y 19 familias firmaron incluso un comunicado conjunto dando fe de los números que aún siguen activos, según el sitio China.org. En el vuelo 330 viajaban 227 pasajeros, de los cuales al menos 153 son chinos, y 12 tripulantes.

Según el diario Singapore Strait Times, un miembro de Malaysia Airlines declaró que la compañía había intentado llamar a los miembros de la tripulación del aparato y que éstos tambien suenan. La compañía comunició asimismo los números de teléfono a las autoridades chinas. Y aun cuando, del otro lado de la línea, nadie responde, ¿cómo explicar técnicamente el misterio? ¿Permitirán los celulares localizar al avión?

La hipótesis más simple es que los celulares no se destruyeron, por lo cual siguen activos. Así, según el diario Le Figaro, "los aparatos estarían en tierra, o flotando sobre restos cerca de las costas", próximos a una antena retransmisora, teniendo algunos un alcance de hasta diez kilómetros. Esto implicaría también que los teléfonos tengan una autonomía de varios días, y que sean mínimamente herméticos. Estos celulares son escasos, pero existen. Pero según Bruno Salgues, director del Instituto Mines-Télécom "es totalmente posible que los teléfonos sigan sonando incluso si los aparatos se encuentran en el fondo del océano".

"Cuando un celular GSM, 2G o 3G está prendido, su posición es registrada automáticamente en una base de datos llamada HLR", explica el experto. Así, desde que un llamado pasa, éste es enviado hacia la última posición registrada. Si el teléfono no está fuera del área de cobertura, es posible que una persona que intenta llamar escuche un tono.

También el Washington Post reporta que muchos pasajeros aún aparecen conectados al servicio de mensajería chino WeChat, el equivalente de WhatsApp, o en QQ, una suerte de Skype muy popular en China. Aunque para el Daily Mail, esto no significa que los pasajeros estén conectados vía su celular. Y después de un periodo de inactividad, ya no deberían aparecer como conectados.

Sobre la pregunta de si los celulares pueden permitir hallar al Boeing, al analizar las últimas posiciones del teléfono es posible obtener una zona triangular más o menos precisa. "Este método solo funciona si los teléfonos en cuestión están encendidos", explica Bruno Salgues. "Después de una explosión, si por casualidad los teléfonos siguen intactos, es una carrera contrarreloj para hallarlos antes de que sus baterías se agoten". Pero cuatro días después de la desaparición del Boeing, las esperanzas que algunos teléfonos aún estén cargados, e intactos, son cada vez menores.