Celebran llegada del año 2015 ante la Puerta de Brandeburgo

El escenario principal y todo el recinto a lo largo del Avenida 17 de Junio, entre el emblemático monumento y la Columna de la Victoria, quedaron abarrotados desde horas antes de la medianoche.

Berlín

Centenares de miles de personas recibieron el año 2015 ante la Puerta de Brandeburgo de Berlín, que volvió a ser escenario de la más multitudinaria fiesta de Año Nuevo de Alemania.

El escenario principal y todo el recinto a lo largo del Avenida 17 de Junio, entre el emblemático monumento y la Columna de la Victoria, quedaron abarrotados desde horas antes de la medianoche, hasta el punto que fue necesario cerrar los accesos al público por haber rebasado su capacidad.

El punto culminante de la noche fue el tradicional montaje pirotécnico en que se lanzaron 6,000 cohetes, coincidiendo con la llegada del Año Nuevo.

Al recinto estaba prohibido acceder con fuegos artificiales, según lo habitual en la fiesta ante ese monumento, instituida tras la caída del Muro -el 9 de noviembre de 1989-, en cuyo trazado había quedado encorsetado durante décadas ese emblema de la ciudad.

Al margen del espectáculo ante la Puerta de Brandeburgo se multiplicaron las fiestas espontáneas por las calles, plazas y colinas de toda la ciudad, de acuerdo a la pasión berlinesa por el fogueo pirotécnico, ahí sí permitido y practicado de forma indiscriminada.

Las autoridades berlinesas estiman que alrededor de dos millones de turistas se encuentran estos días en la capital alemana, sea para sumarse a la fiesta de la Puerta de Brandeburgo o cualquiera de sus sucedáneos, en la calle, clubes o demás locales.

Horas antes del paso al Año Nuevo, la canciller Angela Merkel asistió al tradicional concierto de San Silvestre en la Filarmónica de Berlín acompañada de su esposo, Joachim Sauer.

El plato fuerte del concierto fue la actuación de Menahem Pressler, de 91 años, que interpretó un concierto al piano de Wolfgang Amadeus Mozart.