Celebra Túnez su primera elección presidencial democrática

Es poco probable que uno de los 27 candidatos alcance este domingo más del 50 por ciento de la votación, necesario para una victoria absoluta, por lo que sería necesaria una segunda ronda.

Túnez

Más de cinco millones de tunecinos están llamados hoy a las urnas en su primera elección presidencial desde la revolución de 2011 que provocó la Primavera Árabe, que acabó con el dictador Zin al Abedín Ben Ali.

Los cuatro mil 500 colegios electorales que se han establecido para recibir a más de 5.2 millones de votantes abrieron sus puertas a las 8:00 hora local (07:00 GMT), y cerrarán a las 18:00 horas (17:00 GMT).

En las primeras elecciones presidenciales libres de Túnez desde su independencia de Francia en 1956, compiten 27 candidatos, entre los que destacan Beyi Caid Essebsi y Moncef Marzuki.

Essebsi, de 87 años de edad, es el favorito y el líder de la formación Nidá-Tunis que venció en los comicios legislativos del mes de octubre. Fue presidente del Parlamento en la década de 1990 y primer ministro de Túnez en 2011.

Marzuki es el actual presidente interino, está apoyado por diferentes líneas del Islam y su principal estrategia se ha basado en presentar a su rival como una rémora del pasado.

Es poco probable que uno de los 27 candidatos alcance este domingo más del 50 por ciento de la votación, necesario para una victoria absoluta, por lo que sería necesaria una segunda ronda, que enfrentará a los dos candidatos más votados el 28 de diciembre.

En tanto, las autoridades desplegaron a 80 mil agentes de seguridad en todo el país para garantizar la seguridad, mientras que unos 22 mil observadores, entre ellos 600 extranjeros, darán seguimiento a las elecciones.

El ganador recibirá un país en crisis económica y de seguridad, que espera escribir un nuevo futuro y en donde el desempleo, la principal causa de la revolución, registra un 15 por ciento.

La Primavera Árabe se le llamó a una serie de protestas populares, en varios países el asunto creció y el alzamiento civil tomó un protagonismo global. En Túnez la rebelión derrocó al gobierno en pocas semanas.