Celebra Egipto segunda jornada del referendo constitucional

La mayoría de los centros de votación instalados por todo el país, que están bajo el resguardo de un total de 160 mil soldados y 200 mil policías, estaban en calma, de acuerdo con los reportes ...

Madrid

La votación en Egipto continúa en el segundo día del referendo que busca determinar si la población aprueba o rechaza la propuesta de nueva Constitución, a pesar de la violencia que dejó 11 personas muertas en la primera jornada.

Las urnas se abrieron a las 09:00 horas locales (07:00 GMT) en el tercer referendo que se realiza en Egipto en los últimos tres años, reportó el canal árabe de noticias Al Arabiya.

La mayoría de los centros de votación instalados por todo el país, que están bajo el resguardo de un total de 160 mil soldados y 200 mil policías, estaban en calma, de acuerdo con los reportes de la prensa local.

Enfrentamientos entre la policía y los seguidores del derrocado presidente Mohamed Mursi se registraron en dos ciudades egipcias, Sohag y Beni Suef, al sur de El Cairo, la capital.

Otra reyerta se registró en un suburbio de El Cairo, mientras que una bomba explotó frente a un tribunal en el noroeste de la ciudad capital.

Al menos 11 personas murieron y otros 28 resultaron heridos en los choques entre los partidarios de los Hermanos Musulmanes y la policía, según reportó el Ministerio de Salud.

Cerca de 53 millones de egipcios están habilitados para votar por la nueva Constitución, cuyo resultado a favor podría ser el primer paso para impulsar la candidatura del ministro de Defensa, el general Abdel Fattah al-Sisi a la Presidencia.

Canales de televisión locales mostraron imágenes de grupos jubilosos de votantes bailando y celebrando mientras llevaban carteles de Sisi, el responsable del derrocamiento en julio pasado del primer presidente democráticamente elegido en ese país, Mohamed Mursi.

La consulta es un hito en el plan de transición del gobierno respaldado por el ejército para allanar el camino hacia la restauración de la democracia después de que Mursi fue derrocado tras las protestas contra su gobierno.

La Carta Magna es una versión distinta de una Constitución escrita por los aliados islamistas de Mursi y aprobada en diciembre de 2012 con un 64 por ciento de los votos, pero que sólo tuvo una participación de poco más de 30 por ciento del electorado.

El nuevo proyecto de Constitución no incluye las referencias religiosas añadidas durante la presidencia de Mursi pero incrementa los ya amplios poderes del ejército.

Desde la caída del también jefe militar Hosni Mubarak tras una revuelta popular a principios de 2011 después de 30 años de poder casi absoluto, los egipcios han acudido en tres ocasiones a las urnas para pronunciarse sobre textos o enmiendas constitucionales.