Cautela en Cuba ante revelaciones sobre planes de EU de rebelión

Medios oficiales cubanos reprodujeron el informe revelado por la AP sobre la infiltración de jóvenes en la isla desde 2009 bajo supervisión de la agencia Usaid, para reclutar cubanos para rebelarse.
Raúl Castro alegó "motivos de agenda" para no asistir a la cumbre de la UE y la CELAC en Bruselas
El gobierno de Raúl Castro no ha emitido una reacción oficial ante el informe sobre espionaje de EU en la isla (AFP)

La Habana

Cuba reaccionó con cautela a nuevas revelaciones de Associated Press (AP) sobre la infiltración en la isla desde 2009, bajo supervisión de la  Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos( Usaid),  de jóvenes latinoamericanos con la finalidad de reclutar nacionales que  promovieran una rebelión en el país.

Los medios oficiales reprodujeron hoy el informe sin hacer comentarios, coincidiendo con una declaración del abogado del judío estadunidense Alan Gross, quien dijo que su cliente “no puede soportar mucho más” estar preso en La Habana,  donde fue detenido también en 2009 por “promover redes clandestinas de infocomunicaciones”, a cuenta de la Usaid, según los cubanos.

Gross cumple 15 años de prisión y en el decir de su abogado “se ha despedido de su esposa y una hija” bajo un gran “deterioro emocional”. La Habana ha propuesto a Washington negociar una solución humanitaria al caso del estadunidense de 64 años, que implique un gesto similar en relación con tres agentes de sus servicios secretos presos en EU, pero hasta el momento el gobierno de Barack Obama rechaza esa opción.

En Washington, unos 300 rabinos estadunideses pidieron hoy al presidente Obama “negociar” la liberación de Gross , quien, puntualizaron, “fue a Cuba a nombre de nuestro gobierno”. En este contexto, la AP informó el domingo que la nueva operación en Cuba implicó el reclutamiento de jóvenes en Venezuela, Perú y Costa Rica,  que ingresaron en la isla como turistas con la finalidad de organizar grupos opositores al gobierno, usando como pantalla la creación de programas cívicos y de prevención de salud.

A estos latinoamericanos se les pagaba cinco dólares 41 centavos por hora de trabajo y sus comunicaciones con el exterior se hacían en clave. “Tengo dolor de cabeza”, quería decir que el remitente estaba siendo vigilado por la policía y “su hermana está enferma”  era la orden de salir inmediatamente de Cuba.

La web oficial Cubadebate reprodujo una amplia versión de las revelaciones de la AP, aunque acotó que al parecer estas acciones “no han logrado sus metas”. La web agregó que la Usaid es un organismo que encubre operaciones de los servicios de inteligencia de EU.

El diario Granma, portavoz del gobernante Partido Comunista de Cuba, también reprodujo el informe de AP bajo el título “ EU envió latinoamericanos a Cuba como agentes”.

Por su parte, la Usaid acusó a la AP de “hacer afirmaciones sensacionalistas contra los activistas en áreas de ayuda humanitaria, que apoyan los programas de la sociedad civil y la lucha para dar voz a las aspiraciones democráticas”.

En Miami, la llamada capital del exilio cubano, la congresista Ileana Ros-Lehtinen también justificó la acción alegando que hay que “ayudar al pueblo de Cuba”. Ros-Lehteinen encabeza el lobby anticastrista en el Congreso. Radio Martí , emisora del gobierno de EU que transmite hacia la isla, abordó igualmente el tema con el siguiente titular “ AP : Otro proyecto de Usaid para promover democracia en Cuba”.

El gobierno cubano ha denunciado que mediante la Usaid y organizaciones “humanitarias” y “sin espíritu de lucro”,  Washington destina anualmente un presupuesto millonario para financiar a grupos opositores en el país.

En abril pasado, AP reveló el desarrollo de una especie de twitter cubano, denominado ZunZuneo, con la finalidad de crear redes de comunicación en la isla al margen del control oficial,  y el domingo se preguntó si el gobierno de Obama “tiene una política coherente para con”  la isla. Estos programas clandestinos comenzaron durante el primer mandato de Obama, cuando el presidente prometió un cambio de política hacia Cuba.