Católicos de Israel, preocupados por amenazas de judíos radicales

A dos semanas de la visita de Francisco, representantes de la Iglesia fueron intimidados; pintaron una consigna en un edificio que pertenece al Vaticano.
El pontífice tiene previsto almorzar el 26 de mayo con el primer ministro Benjamin Netanyahu.
El pontífice tiene previsto almorzar el 26 de mayo con el primer ministro Benjamin Netanyahu. (Ammar Awad/Reuters)

Jerusalén

La Iglesia católica en Jerusalén expresó ayer su preocupación por recientes amenazas que han recibido dirigentes cristianos por parte de radicales judíos, así como actos de vandalismo contra propiedades eclesiásticas en Israel, a pocos días de la visita del papa Francisco a ese país.

A finales de abril el vicario de Nazaret, monseñor Giacinto-Boulos Marcuzzo, recibió una carta con amenazas en la que se exigía a la comunidad cristiana que abandonara Israel “o se enfrentara a la cólera de Dios”.

El sospechoso, un radical judío que firmaba la misiva como “el mesías, hijo de David”, fue detenido por la  Policía.

El lunes apareció una pinta que decía en hebreo “muerte a los árabes y cristianos y a todos aquellos que odian a Israel”, hecha en una columna junto a una de las oficinas de la Asamblea de Obispos, en el Centro Notre Dame de Jerusalén Este, un edificio administrado por el Vaticano.

Francisco tiene previsto almorzar allí el 26 de mayo y entrevistarse con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, para concluir el viaje a Israel, Jordania y Cisjordania que iniciará el 24 de mayo.

El miércoles, los obispos católicos de Tierra Santa exhortaron a las autoridades a actuar después de hallar las pintadas pidiendo “matar a los árabes y a los cristianos”.

“Los obispos están muy preocupados por la falta de seguridad y la ausencia de reacciones en la vida política, y temen una escalada de la violencia”, señaló con preocupación el Patriarcado latino de Jerusalén.

Ola de fanatismo

“La ola de fanatismo e intimidación contra los cristianos continúa”, abundó el patriarcado en un comunicado publicado en su sitio de internet.

El incremento de los actos de vandalismo antiárabes y anticristianos en Israel preocupa a las autoridades, que recibieron numerosos llamados a actuar contra sus autores cuando faltan dos semanas para la llegada del Papa.

Estos actos, calificados de “crímenes de odio” por las autoridades, forman parte de lo que sus autores llaman “el precio a pagar”.

Tanto los colonos extremistas como los militantes de extrema derecha intensificaron en los últimos meses sus agresiones contra palestinos, árabes e incluso contra el ejército israelí, en reacción a decisiones gubernamentales que consideran hostiles a sus intereses o a actos atribuidos a los palestinos.

El ministro de Seguridad Interior, Yitzhak Aharonovich, indicó el miércoles que el gobierno tenía “la intención de recurrir a la detención administrativa” contra las personas que cometen esos ataques.

El diario israelí Haaretz publicó ayer que la policía y el servicio secreto interno, Shin Bet, temen que radicales judíos aprovechen la próxima visita de Francisco a Tierra Santa para lanzar ataques a fin de llamar la atención de los medios.

Seguridad garantizada

El portavoz de la Policía de Israel, Miki Rosenfeld, aseguró no tener constancia de amenazas específicas relacionadas con la visita del pontífice, si bien precisó que las medidas que tomarán para proteger a Francisco tendrán por misión “obviamente garantizar el nivel de seguridad en los lugares santos y puntos sensibles que visite el Papa”.

El portavoz reconoció, no obstante, que en las últimas dos semanas se han incrementado los “incidentes criminales” y que la policía trata en todo momento de impedir que se vulnere el orden público.

“La seguridad de todos los movimientos del papa Francisco está garantizada y los caminos serán cerrados antes y después de su visita”, subrayó Rosenfeld.

El ministro de Seguridad Interior y su colega de Justicia, Tzipi Kivni, participaron el miércoles en una reunión de urgencia con el procurador general y los jefes de los servicios de seguridad para discutir eventuales medidas represivas.

El gobierno tiene intenciones de aumentar las restricciones de movimientos de los sospechosos y de arrestarlos en caso de infracción, según un comunicado de Livni.

El gabinete de seguridad reforzó en junio los poderes de las fuerzas de seguridad clasificando a los autores de esos actos como miembros de “organizaciones ilegales”, pero se abstuvo de llamarlos “terroristas”, contrariamente a las recomendaciones de la ministra de Justicia y del procurador general.

El Haaretz mencionó que varias comandancias policiales han sido instruidas por las autoridades locales para centrar sus operativos y esfuerzos extraordinarios en materia de seguridad e inteligencia en la población cristiana y sus instituciones hasta que concluya la visita del máximo jerarca de la Iglesia católica.

• • •

Mártires armenios unen a cristianos

Los sufrimientos de los cristianos en las últimas décadas han dado una contribución única e inestimable a la unidad entre los discípulos de Cristo, dijo ayer el papa Francisco ante Catholicos Karekin II, patriarca supremo de la Iglesia apostólica armenia.

“Es una gracia especial podernos encontrar aquí, cerca de la tumba del apóstol Pedro y compartir un momento de fraternidad y de oración”, añadió el pontífice.

En el encuentro con Karekin II, desarrollado ayer en el Vaticano, Francisco recordó cómo los lazos entre la Iglesia apostólica armenia y la Iglesia de Roma se han consolidado en los últimos años.

Según el Papa, “el número de discípulos que han derramado su sangre por Cristo en los trágicos acontecimientos del siglo pasado es ciertamente superior al de los mártires de los primeros siglos y, en este martirologio los hijos de la nación armenia ocupan un lugar de honor.

“El misterio de la cruz, tan amado por vuestro pueblo, representado en las espléndidas cruces de piedra que adornan todos los rincones de vuestra tierra, lo han vivido innumerables hijos vuestros como participación directa en el cáliz de la Pasión. Su testimonio, tan alto como trágico, no debe olvidarse”, aseveró Francisco.

Notimex/Ciudad del Vaticano

• • •