Consulta independentista fue un fracaso: Rajoy

El presidente español, que recordó que dos de cada tres catalanes no votaron en la consulta simbólica sobre la independencia, descartó reunirse con el presidente catalán para acordar un nuevo ...
El presidente español, Mariano Rajoy, rechazó establecer un diálogo que no sea "dentro de los límites que establece la Constitución"
El presidente español, Mariano Rajoy, rechazó establecer un diálogo que no sea "dentro de los límites que establece la Constitución" (AP)

Madrid

El presidente de España, Mariano Rajoy, aseguró hoy que el pasado domingo lo que hubo en Cataluña fue un “simulacro” de encuesta independentista y la calificó de “fracaso”; además rechazó la petición del líder catalán, Artur Mas, de realizar un referéndum vinculante en el que los catalanes decidan si quieren o no la secesión  porque simplemente es ilegal.

Rajoy ofreció esta mañana una rueda de prensa, tres días después de la consulta en Cataluña, y señaló que después de tanto ruido, movilización, el dinero público gastado cuando los nacionalistas esperaban una participación masiva, según sus propias cuentas, dos de cada tres catalanes no lo hicieron.

“Eso demuestra que en Cataluña hay más catalanes que independentistas”, señaló el presidente y afirmó que el Ejecutivo adoptó una postura sensata y equilibrada ante la celebración de la votación del pasado domingo aunque los organizadores del proceso habrían preferido “decisiones más drásticas” para conseguir “otro tipo de fotografías o de información en la prensa internacional”.

“Hemos defendido la legalidad, hemos actuado de manera proporcionada y hemos evitado que se generase más tensión de la que provocaron los organizadores”, afirmó Rajoy y añadió que su gobierno “ha hecho lo que tenía que hacer” y volvería a actuar de la misma manera.

Rajoy recordó que su administración acudió al Tribunal Constitucional cuando desde Cataluña se convocaron primero la consulta y luego el denominado “proceso de participación ciudadana” (como se llamó a la consulta del 9-N”), que el alto tribunal suspendió en ambos casos, el presidente aseguró que cumplió su obligación, fue “sensato” y actuó con “mesura”.

“También la justicia actuó con proporcionalidad cuando el juez de Barcelona dijo que no era ni oportuno ni razonable retirar las urnas”, indicó Rajoy y consideró que haber hecho otra cosa habría generado “más tensión y dificultades”.

Dijo que entiende que haya opiniones muy variadas respecto a cómo debería haber procedido el gobierno, y comentó que “a algunos les habrían gustado decisiones más drásticas”, por ejemplo a los organizadores de la votación, que habrían preferido “otro tipo de fotografías o de información en la prensa internacional”.

Rajoy recordó también que el parlamento catalán está "facultado" para proponer una reforma de la Constitución que allane el camino para organizar un referéndum de forma legal, pero ya adelantó que tanto él como su partido, mayoritario en el Parlamento, se opondrán a cualquier reforma "que liquide la soberanía".

"El Parlamento de Cataluña está facultado para iniciar el proceso de la reforma constitucional", afirmó, señalando que el presidente del gobierno catalán, el nacionalista Artur Mas, tiene "un camino legal" para obtener el referéndum al que aspira. "Es el único camino legal", insistió.

Respecto a la querella que, según la presidenta del Partido Popular (PP) catalán, Alicia Sánchez-Camacho, va a presentar la Fiscalía contra Mas, y otros miembros del Gobierno de Cataluña por el 9-N, Rajoy señaló que desconoce lo que va a hacer el fiscal porque éste actúa con autonomía.

Imagen dramática

Precisamente de este tema habló también Artur Mas al asegurar que será “una imagen dramática para España” si la Fiscalía actúa contra el Ejecutivo catalán por hacer posible el proceso participativo del 9N.

“¿Se imaginan la imagen en el mundo de la Fiscalía actuando contra el Gobierno de Cataluña por poner las urnas?”, se preguntado durante la sesión de control al Ejecutivo en el Parlamento local.

Según Mas, la actuación de la Fiscalía pone de manifiesto una “ausencia total” de política, y, tras aclarar que las demandas que plantea su Ejecutivo al Estado no pueden ser dirimidas en los tribunales, afirmó que la implicación de 40 mil voluntarios en la votación y que 2.3 millones de catalanes participaran ilustran que en Cataluña no hay miedo ante eventuales represalias del Estado.

En tanto que el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, calificó de decepcionante la comparecencia esta mañana de Mariano Rajoy y le pidió actuar convocándole a él y a  Artur Mas para tratar de buscar una solución a un problema que afecta a todos los españoles.

Finalmente, sugirió al presidente que le convoque junto a Artur Mas para abrir un proceso de diálogo y de regeneración democrática y de renovación del pacto constitucional y resolver así un conflicto que afecta a todos los españoles.