Miles acuden a apoyar a Artur Mas mientras declara

A su llegada a la Corte, el presidente de Cataluña fue recibido por 3 mil personas que coreaban "Independencia, independencia"; Mas se declaró culpable de impulsar la consulta secesionista.

Barcelona, España

El presidente del gobierno autónomo de Cataluña, el independentista Artur Mas, apoyado por 3 mil militantes, acudió a declarar ante un juez de Barcelona por presunta desobediencia, al organizar en 2014 una consulta simbólica sobre la secesión de la región.

Unos 400 alcaldes partidarios de la independencia y líderes de formaciones secesionistas se unieron a Mas y al resto de su gobierno en su llegada a pie al tribunal, donde fueron jaleados por la multitud que esperaba. Mientras Mas saludaba a los asistentes desde la escalinata de acceso al tribunal, la multitud coreaba "Independencia, independencia" y "Esta corte no nos representa".

Mas está siendo investigado por desobediencia grave, abuso de fondos públicos, prevaricación, usurpación de poder y obstrucción a la justicia. Si es hallado culpable, podría enfrentar desde una inhabilitación hasta una pena de año de prisión.

"Me declaro máximo responsable de haber tomado la iniciativa política y de haber ideado e impulsado" dicha consulta, dijo Mas en una conferencia en la sede del gobierno regional después de declarar durante una hora larga en un juzgado de Barcelona, donde recibió el apoyo de unos tres mil simpatizantes.

El proceso se abrió tras la consulta catalana del 9 de noviembre de 2014, que se celebró pese a estar prohibido por el Tribunal Constitucional español. Solo la mitad de las personas con derecho a voto participaron en el referendo informal. De ellos un 80 por ciento se mostró a favor de independizarse de España.

La alianza proindependentista liderada por Mas, "Junts pel Sí", obtuvo la mayoría de los votos en las elecciones regionales del mes pasado, pero no logró suficientes para hacerse con la mayoría parlamentaria.

Mas trata de negociar ahora con otro partido proindependentista para intentar alcanzar una mayoría que les permita gobernar. Más prometió colocar a Cataluña en el camino de la independencia en 2017 si retiene el poder.

Los grupos proindependentistas recibieron el 48 por ciento de los votos, frente al 52 por ciento de los contrarios a la secesión. España descartó la posibilidad de que Cataluña logre la secesión. Las encuestas muestran que la mayoría de catalanes respalda el derecho a celebrar una consulta, pero están divididos casi al 50 por ciento en lo relativo a la secesión.