A pesar de advertencias, plan separatista sigue en Cataluña

El tribunal español amenazó a los dirigentes del gobierno y del Parlamento catalán de las consecuencias jurídicas que tiene seguir con el proceso separatista.
Un sondeo de opinión revela que 46.8% de los catalanes votarían por el no a la independencia, frente a 45.3 que lo haría por el sí.
Un sondeo de opinión revela que 46.8% de los catalanes votarían por el no a la independencia contra el 45.3 que lo haría por el sí. (Reuters)

Madrid

Los partidos políticos que apoyan la independencia de Cataluña, noreste de España, acordaron una "Ley de Transitoriedad", que busca convertir a esa comunidad en "una República de derecho, democrática y social".

En un comunicado, la independentista Juntos por el Sí y la anticapitalista Candidatura de Unidad Popular (CUP) anunciaron el acuerdo para proceder a un proceso jurídico que dote a Cataluña de estatus como Estado independiente respecto de España.

El anuncio tuvo lugar una semana después que el Tribunal Constitucional de España declaró nulo el proceso del Parlamento de Cataluña para impulsar las leyes, con las que esa mayoría de diputados de ambas formaciones pretende la desconexión catalana.

El tribunal español ha advertido a los dirigentes, del gobierno y del Parlamento catalán, sobre las consecuencias jurídicas que tiene seguir con este proceso, pero su respuesta ha sido que continuarán con sus planes.

La propuesta de ley ampara la realización de un referendo en 2017 para avanzar en la independencia, y aplicar un nuevo estatus jurídico ajeno al español.

La ley precisa de: un preámbulo; disposiciones generales; la sucesión de ordenamientos y las administraciones; derechos y obligaciones; sistema institucional, Poder Judicial y administración de la justicia; Financiamiento; referéndum de independencia; Proceso Constituyente, y disposiciones finales.

La llamada "Ley de Transitoriedad" es una de las tres leyes propuestas en el proceso independentista que impulsan Juntos por el Sí y la CUP en el Parlamento catalán, junto con las legislaciones de Hacienda y Seguridad Social.

El acuerdo anunciado se suma a la encuesta elaborada por el gobierno catalán y conocida este jueves, en que se muestra que el rechazo a la independencia creció en diciembre, aunque está en empate técnico respecto de los que sí la apoyan.

El sondeo del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat de Cataluña precisa que 46.8 por ciento (45.1 por ciento en noviembre pasado) votarían no a la independencia, frente a 45.3 por ciento (44.9 por ciento en noviembre) que votaría sí.

jamj