Cataluña, a las puertas de iniciar la secesión de España

Los independentistas catalanes declararán hoy en el parlamento autónomo el comienzo del proceso de separación de esta comunidad y su desobediencia a las instituciones españoles, lo que elevará al ...
El presidente del gobierno autónomo catalán, Artur Mas, con la vicepresidenta y posible sucesora, Neus Munté (i), en Barcelona
El presidente del gobierno autónomo catalán, Artur Mas, con la vicepresidenta y posible sucesora, Neus Munté (i), en Barcelona (EFE)

Barcelona

Los independentistas de Cataluña declararán hoy el comienzo de un proceso de secesión en esta región nororiental de España y su desobediencia a las instituciones nacionales españolas, elevando a cotas máximas su enfrentamiento político con Madrid.

Con mayoría absoluta en el parlamento catalán tras las elecciones regionales del 27 de septiembre, los partidos independentistas aprobarán este lunes una resolución para "declarar solemnemente el inicio del proceso de creación del estado catalán independiente en forma de república", que se proclamaría en 2017.

El texto, contestado por toda la oposición, deberá debatirse y aprobarse a partir de las 10:00 horas (09:00 hora GMT) con el apoyo de la transversal coalición Juntos por el Sí (62 diputados) del presidente regional conservador Artur Mas y la izquierda anticapitalista CUP (10). Su validez se antoja efímera ante la anunciada impugnación del gobierno español del conservador Mariano Rajoy.

"La inmediatez en la actuación del gobierno será absoluta, esa misma semana se enviará el recurso al Tribunal Constitucional", advirtió el viernes su vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Su aceptación a trámite por parte del tribunal implicaría la suspensión automática de la resolución. El veredicto final se conocería más tarde pero esta semana los magistrados ya dejaron entrever que, de aprobarse, sería anulada.

El movimiento de Rajoy cuenta con el beneplácito del partido socialista PSOE y del centroliberal Ciudadanos, con cuyos líderes se reunió la semana anterior para forjar un pacto antisecesión antes de embarcarse en la precampaña de las elecciones legislativas del 20 de diciembre.

Sólo el partido de izquierda Podemos se desmarcó, defendiendo un referéndum de autodeterminación para resolver este conflicto que marcará la campaña y la próxima legislatura.

Insumisión

Pero la suspensión no frenará el ímpetu independentista. "El contenido de la resolución se aplicará independientemente de lo que diga el Tribunal Constitucional. Tenemos fuerza y legitimidad, aunque el Estado español se resista", afirmó a la AFP el diputado de Juntos por el Sí, Pere Aragonés.

En la misma resolución afirman que "no se supeditarán a las decisiones de las instituciones del Estado español, en particular del Tribunal Constitucional". Además, reclaman la inmediata tramitación de las leyes para crear una administración tributaria independiente y redactar la constitución del nuevo país que debería aprobarse en referéndum en 2017, fecha en que proclamarían la independencia.

Ante tal desafío, inaudito en la democracia española, el gobierno español aprobó recientemente una reforma del alto tribunal que le permitiría inhabilitar a aquellos dirigentes que desobedezcan sus sentencias.

Además, plantea desde hace semanas la posibilidad de suspender la autonomía catalana y, recientemente, el ministro de Hacienda amenazó con cortar la financiación al gobierno regional, que acaba de pedir 2,300 millones de euros de liquidez para afrontar pagos pendientes.

El gobierno español avanzó el viernes que actuará inicialmente contra la presidenta del Parlamento catalán, la independentista Carme Forcadell, quien forzó la tramitación urgente de la declaración secesionista.

Forcadell aseguró en una entrevista publicada este domingo por el blog "El Nacional.Cat" que no tiene miedo y que llegará "adonde sea para cumplir el mandato democrático de las urnas", en referencia a las elecciones catalanas del 27 de septiembre, convertidas por en un plebiscito sobre la independencia de la región del noreste de España.

Hacia la secesión sin gobierno

Esta declaración culmina una escalada de tensión entre Barcelona y Madrid desde 2010, cuando el Tribunal Constitucional recortó ampliamente las competencias adquiridas por Cataluña en un estatuto regional aprobado en 2006, frustrando las aspiraciones de un mayor autogobierno dentro de España.

El independentismo, antes minoritario, creció exponencialmente a la sombra de la crisis económica y desde 2012 reclamó insistentemente un referéndum sobre la independencia de esta región de 7.5 millones de habitantes y con una quinta parte de la riqueza española.

"El referéndum era la herramienta ideal pero el gobierno español lo impidió. No nos queda otra vía que la unilateralidad", señaló a la AFP el diputado de la CUP, Albert Botran. Para la oposición se trata de un proceso ilegal que no tiene en cuenta al 52% de votantes que no apoyaron la secesión en los comicios del 27 de septiembre.

"Todo está siendo inconstitucional, ilegal y antidemocrático, porque mienten diciendo que la mayoría del pueblo de Cataluña apoya una desconexión", aseguró Albert Rivera, líder nacional de Ciudadanos, partido que lidera la oposición en Cataluña.

Aun así, todo podría quedar en nada si Juntos por el Sí y la CUP no alcanzan un acuerdo sobre el nuevo presidente regional. El principal candidato a presidir la Generalitat es Artur Mas, pero los anticapitalistas le niegan su apoyo.

Este lunes se iniciará el debate de investidura y las soluciones permanecen muy alejadas. El lunes por la tarde, además, se celebrará en el Parlamento catalán la primera sesión de investidura de Artur Mas, quien para revalidar su cargo necesita una mayoría absoluta que la CUP no está dispuesta a facilitar.

"Estoy frente a una pared muy dura", dijo Mas a una compañera de partido en unas declaraciones recogidas por los micrófonos de la televisión pública española. La CUP, que no ve con buenos ojos a Mas por los recortes de su gobierno y las sospechas de corrupción en su partido, votará en contra de su investidura y podría reclamar otro candidato, según destacó la prensa española.

Para ello suenan nombres como el de Raül Romeva, ex ecosocialista que fue cabeza de lista de Junts pel Sí en los comicios de septiembre, o el de Neus Munté, vicepresidenta en funciones.

Si el 10 de enero no hubiera presidente, la ley prevé la convocatoria automática de elecciones anticipadas, que se celebrarían en marzo, con lo que el primer parlamento independentista de Cataluña pasaría a la historia. Desde la CUP aseguraron que no prevén este escenario.

Según una encuesta publicada este domingo por el diario El Periódico de Catalunya, 51.9 por ciento de los ciudadanos de la región, de 7.5 millones de habitantes, rechaza que el Parlamento catalán impulse actos de desobediencia. El sondeo apunta a que 46.5 por ciento de los catalanes abogan por la celebración de un referéndum pactado, como el que se celebró en Escocia el pasado año.