Cataluña inicia el debate sobre su independencia

Los partidos secesionistas, Juntos por el Sí y Candidatura de Unión Popular, aprobarán una resolución en el Parlamento para iniciar formalmente el proceso de separación de España.
Hoy también se discutirá si Artur Mas repite como presidente de la región autónoma.
Hoy también se discutirá si Artur Mas repite como presidente de la región autónoma. (Reuters)

Madrid

El Parlamento de Cataluña vota hoy la propuesta pactada por los grupos secesionistas, Junts Pel Si (Juntos por el Sí, nacionalista) y la Candidatura de Unidad Popular (CUP, ultraizquierda), que promueve el inicio del proceso hacia la independencia de España.

El documento, que llama a desobedecer la ley española, fue acordado por ambas fuerzas separatistas representadas en la Cámara: la coalición Junts pel Sí —impulsada por el presidente del gobierno catalán en funciones, Artur Mas— y el CUP.

Los 62 diputados de Juntos por el Sí y los 10 del CUP garantizan con su mayoría absoluta la aprobación de la declaración, misma que será impugnada por el gobierno del presidente Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP, conservador), ante el Tribunal Constitucional.

"Tendremos todas las capacidades para parar cualquier movimiento que pretenda romper la unidad de España. Ningún gobierno del PP y menos el de Mariano Rajoy va a permitir este desafío soberanista", dijo ayer en Valencia el ministro de Justicia, Rafael Catalá.

El Parlamento catalán fijó para hoy a las 10:00 hora local el pleno en el que se debatirá la resolución independentista.

Rajoy pedirá mañana un informe al Consejo de Estado, máximo órgano consultivo de España. Mañana mismo podría reunirse el Consejo de Ministros en sesión extraordinaria para dar luz verde a la impugnación ante el Constitucional.

El ejecutivo de Rajoy espera que el alto tribunal suspenda de forma cautelar la resolución hasta que falle al respecto, como ocurrió hace un año con la convocatoria de la consulta impulsada por Mas, también recurrida por Rajoy.

El gobierno español dijo el viernes que actuará contra la presidenta del Parlamento catalán, la independentista Carme Forcadell, quien forzó el trámite de la declaración secesionista.

Forcadell dijo en entrevista publicada ayer por el blog El Nacional.Cat que no tiene miedo y que llegará "adonde sea para cumplir el mandato democrático de las urnas", en alusión a las elecciones catalanas del 27 de septiembre, convertidas en un plebiscito sobre la independencia de la región autonómica del noreste de España.

Hoy también tendrá lugar en el Parlamento la primera sesión de investidura de Artur Mas, quien para revalidar su cargo necesita una mayoría absoluta que la CUP no está dispuesta a facilitar.

La CUP, que no ve con buenos ojos a Mas por los recortes de su gobierno y las sospechas de corrupción en su partido, votará contra su investidura y puede reclamar otro candidato.

Si para el 10 de enero no hay presidente, la ley prevé la convocatoria automática de elecciones anticipadas en marzo, aunque la CUP dijo que no prevé este escenario. Según una encuesta publicada ayer por el diario El Periódico de Catalunya, 51.9 por ciento de los ciudadanos de la región, de 7.5 millones de habitantes, rechaza que el Parlamento catalán impulse actos de desobediencia.

El sondeo revela que 46.5 por ciento de los catalanes aboga por la celebración de un referendo pactado, como el que se celebró en Escocia el pasado año.