Cataluña empieza su simbólico voto en consulta soberanista

A pesar del veto del gobierno español, los colegios electorales abrieron a las 09:00 hora local en Barcelona y otras localidades catalanas para que pudieran votar aquellos ciudadanos que lo deseen.
Un voluntario coloca una papeleta electoral en un sobre en un centro electoral en Barcelona
Un voluntario coloca una papeleta electoral en un sobre en un centro electoral en Barcelona (AFP)

Barcelona

Los ciudadanos catalanes empezaron este domingo a votar sobre la independencia en una consulta simbólica pero histórica para el nacionalismo de esta región española, que supone un claro desafío del gobierno regional al veto impuesto por Madrid.

A las 09:00 hora local (08:00 hora GMT) abrieron los colegios electorales en Barcelona y otros puntos de la región para que empezaran a votar los primeros ciudadanos que habían formado colas desde primera hora de la mañana, indicaron periodistas de la AFP en el lugar.

Los independentistas catalanes apuraron ayer sus esfuerzos para lograr una alta participación en el voto simbólico del "9-N", mientras el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, restaba importancia a esta jornada histórica para el nacionalismo.

En una entrevista en la televisión pública catalana, el presidente regional Artur Mas auguró que el domingo será "un gran día de la democracia" y, preguntado sobre un eventual bloqueo de la fiscalía o la policía, advirtió que "cualquier actuación fuera de lugar sería un ataque directo a la democracia".

Férreamente opuesto a un plebiscito sobre la independencia de esta región del noreste de España, el gobierno español recurrió en dos ocasiones su convocatoria ante el Tribunal Constitucional, que lo suspendió mientras decide sobre su legalidad.

Mas hizo sin embargo caso omiso de esta decisión y, aunque dejó el dispositivo de votación en manos de casi 41 mil voluntarios, aseguró que su ejecutivo se encargará del recuento de papeletas y del anuncio de los resultados, previstos para el lunes.

Además, los puntos de votación se instalaron en escuelas e institutos públicos. Ante lo que podría suponer un incumplimiento de la suspensión, la fiscalía solicitó información al ejecutivo regional sobre quién estaba ordenando la apertura de estos centros, según una fuente jurídica.

El gobierno catalán respondió en un comunicado que era "el único responsable que ha autorizado el acceso a los locales públicos" para garantizar el ejercicio de los derechos fundamentales y señaló que "no se puede pedir la identificación a voluntarios".

Pero, tras una semana tensa entre Madrid y Barcelona, con cruces de acusaciones y amenazas, Rajoy pareció el sábado resignarse a que la consulta se celebre pese a las múltiples advertencias de no infringir la legalidad.

"Lo de mañana se le podrá llamar como se le quiera llamar, pero ni es un referéndum, ni es una consulta, ni es nada que se le parezca, y no voy a calificarla; lo que sí quiero decir es que no produce efecto alguno", lanzó ante los militantes de su formación, el conservador Partido Popular (PP) en Cáceres, en el oeste del país.

Esta semana, su ejecutivo había abierto una puerta para permitir la votación, como acto de "libertad de expresión", siempre que el gobierno de Mas no participara en él.

Esta distensión podría explicarse por unas negociaciones destapadas este sábado por El Periódico de Catalunya entre los dos grandes partidos españoles, PP y PSOE, y la coalición Convergencia i Unió (CiU) de Mas.

"Ha habido conversaciones y con estas conversaciones se suavizan los pinchos", confirmó a una radio catalana Joan Rigol, un veterano miembro de CiU que participó en estos contactos.

Participación contra abstención

Empeñados en convertirlo en una jornada histórica, los independentistas apuraron sus esfuerzos para conseguir una alta movilización ciudadana este 9 de noviembre, rebautizado como "9-N".

El sábado, día habitualmente reservado a la reflexión en las elecciones en España, la campaña siguió con paradas informativas en la calle y actos de los partidos políticos de norte a sur de la región.

"Llamad a vuestros familiares, amigos y vecinos y decidles que el domingo tenemos que ir a votar", lanzó el viernes una de las líderes independentistas, Muriel Casal, ante miles de personas reunidas para un mítin final.

Por su parte, los contrarios a la secesión insistieron el sábado en no votar en este proceso y reclamaron a Madrid frenar una votación que consideran ilegal y antidemocrática, al no disponer de censo previo ni junta electoral, y estar organizada por voluntarios en general partidarios de la independencia.

En una concentración de unas 200 personas organizada enfrente del ayuntamiento de Barcelona, el líder del partido catalán Ciudadanos, Albert Rivera, reclamó a Rajoy "no titubear en hacer cumplir el Estado de derecho" y deseó que "no se utilicen los colegios y el dinero público para hacer actos de propaganda independentista".

Ondeando una gran bandera española, Mercedes Gargallo, una de las manifestantes, se lamentaba del poco caso que se hace a los catalanes partidarios de seguir unidos: "Somos españoles y catalanes y a nosotros nadie nos tiene en cuenta".

Su protesta coincidió con otra organizada por activistas del País Vasco, en este caso, en apoyo a la independencia de Cataluña, lo que generó algunos momentos de tensión.

"El pueblo catalán está luchando por poder decidir su futuro, y nosotros, como independentistas, estamos aquí para apoyar en lo que haga falta y animar", dijo una de las manifestantes vascas, Garbiñe Elizegi.