Cuñado del rey de España vincula a Casa Real en fraude

El esposo de la hermana del rey de España, Iñaki Urdangarin, dijo que la Casa Real verificaba las finanzas de la infanta Cristina, por lo que ella nunca tuvo participación en las empresas.
Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI, comparece como acusado ante el tribunal de la Audiencia de Palma en el juicio del caso Nóos
Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI, comparece como acusado ante el tribunal de la Audiencia de Palma en el juicio del caso Nóos (EFE)

Madrid, España

Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina de Borbón, dijo que su esposa no participaban en las operaciones de la empresa Aizoon, que reconoce se creó como filial del Instituto Nóos para "canalizar" sus honorarios.

Urdangarin dijo al tribunal que responsables de Casa Real supervisaron la actividad fiscal de la infanta y estaban al tanto de sus operaciones empresariales en el Instituto Nóos, empresa investigada por malversación y fraude fiscal que llevó a juicio a la pareja y a 15 personas más.

Agregó que nunca tomó ninguna decisión sin consultar con un funcionario de Casa Real que gestionaba los asuntos de Cristina de Borbón y que otro supervisó la actividad fiscal de su esposa.

Cristina de Borbón es el primer miembro de la familia real española en ser juzgada tras la restauración monárquica en 1975.

La declaración de su esposo coincidió con la de otro de los principales acusados, su ex socio Diego Torres, que la semana pasada dijo a la corte que el Instituto Nóos, la institución sin ánimo de lucro que fundó junto a Urdangarin, presentaba sus cuentas periódicamente a un abogado y asesores fiscales de la casa real.

Antes, Urdangarin dijo al tribunal que no tenía relación con las facturas que Nóos emitía a otras empresas, diciendo que ese "no era mi trabajo".

En su primer día de declaración, el pasado viernes, Urdangarin reconoció no estar al tanto o no recordar la mayoría de los temas por los que se le preguntaba.

El caso se centra en la acusación de que Urdangarin — ex medallista olímpico con la selección española de futbol — empleó su antiguo título de duque de Palma para malversar cerca de 6 millones de euros en contratos públicos logrados por el instituto para eventos deportivos entre 2004 y 2007.

Una de las empresas que supuestamente se benefició de Nóos fue Aizoon, una empresa inmobiliaria propiedad de Urdangarin y Cristina de Borbón, y que según documentos judiciales actuó como "empresa pantalla".