Urge Casa Blanca a Congreso extender seguro de desempleo

El director de Consejo Nacional Económico, Gene Sperling pidió a los congresistas restaurar el seguro de desempleo eliminado esta semana y que dejó sin esta ayuda a más de 1.3 millones de personas.

Washington

La Casa Blanca pidió hoy al Congreso que como propósito de Año Nuevo, apruebe la extensión de los beneficios por desempleo que le fueron recortados esta semana a 1.3 millones de estadunidenses.

"No hay mejor propósito de Año Nuevo para el Congreso, que comprometerse a presentar como primera legislación del año que inicia la restauración del seguro de emergencia por desempleo a quienes les fue recortado esta semana", señaló Gene Sperling, director de Consejo Nacional Económico.

Apuntó que para el millón 300 mil personas afectadas, la ayuda representa un "salvavidas" del que dependen mientras luchan por encontrar un empleo.

El comunicado de Sterling indica que quitar el seguro de desempleo en 2014 impactará a casi 14 millones de estadunidenses: 4.9 millones de trabajadores que quedarán sin esa asistencia, y unos nueve millones de familiares.

En cambio, extender el programa conduciría a la creación de 200 mil nuevos empleos y un crecimiento económico para el país de un quinto de punto porcentual del Producto Interno Bruto, argumentó.

Sterling anotó que la asistencia constituye un estímulo para buscar trabajo, ya que sólo es otorgada a quienes "están activamente buscando empleo", y les permite "buscarlo incluso cuando empezaran a perder las esperanzas", agregó.

El funcionario recordó que el seguro por desempleo se instauró hace unos 50 años, cuando la tasa de cesantía de largo plazo era 50 por ciento mayor al nivel actual, y cuando las crisis económicas no eran tan profundas como las actuales.

Recordó que el presidente Barack Obama respalda la decisión del líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, de presentar a voto una iniciativa que extienda el seguro por desempleo el primer día de trabajo legislativo, el próximo lunes 6 de enero.

La medida otorgaría la asistencia económica por tres meses más y beneficiaría a más de dos millones de estadunidenses.