Casa de la Ópera en Sidney celebra 40 aniversario

La Unesco declaró el edificio patrimonio de la humanidad en 2007, es considerado uno de los iconos visuales del siglo XX, fue inaugurado el 20 de octubre de 1973.
foto: archivo
foto: archivo

Sídney

Miles de personas participaron hoy en Australia en la celebración del 40 aniversario de la Casa de la Ópera de Sídney, el emblemático edificio del arquitecto danés Jørn Utzon, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La entrada de una flotilla en el puerto de la ciudad, danzas aborígenes, visitas guiadas por el edificio y el reparto de 6.000 magdalenas a los participantes dieron inicio a los actos de celebración que durarán toda la semana.

El vocalista de rock, Jimmy Barnes, cantó "Cumpleaños Feliz" acompañado de tres generaciones de la familia de Utzon, que participaron en la ceremonia como invitados de honor.

Jan Utzon, hijo del arquitecto, dijo que la realización del sueño de su padre es un tributo al espíritu australiano.

"Es una expresión australiana única de voluntad y entusiasmo, y del 'venga, hagámoslo', un estado de ánimo muy prominente en la Australia de los años 60", dijo Jan Utzon en una intervención recogida por la televisión ABC.

Utzon comenzó los diseños de la Casa de la Ópera de Sídney en 1957 tras ganar el proyecto en un concurso internacional.

Once años después abandonaba la ciudad australiana sin haber completado la obra y jurando que nunca regresaría debido a los innumerables problemas que había tenido, principalmente de plazos incumplidos y presupuestos excesivos.

El edificio que concedió fama mundial al autor danés, que es considerado uno de los iconos visuales del siglo XX, fue inaugurado el 20 de octubre de 1973.

Utzon no llegó a cumplir su promesa, porque ante la insistencia de las autoridades de Sídney regresó a la ciudad para dirigir un proyecto de reforma que incluía mejoras de la acústica y cambios en el interior.

La Unesco declaró el edificio patrimonio de la humanidad en 2007, un año antes de que el arquitecto muriera a los 90 años.

En los actos de celebración, que terminarán el domingo, participarán el príncipe heredero de Dinamarca, Federico, y su esposa, la princesa María, que asistirán a un concierto de la orquesta filarmónica de Sídney.